CAMAGÜEY.- La defensa de la ideología de la Revolución Cubana, con el fortalecimiento de la actividad científica, desde el incremento de las investigaciones hasta la socialización de sus resultados, es la principal tarea de la filial camagüeyana de la Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC) parte de los objetivos que involucran a miembros de la organización y a estudiantes de la especialidad en el nivel superior.

Con esta perspectiva, que incluye además consolidar en unos casos y crear en otros, los espacios imprescindibles para el intercambio y el debate teórico sobre bases científicas, los historiadores camagüeyanos también acordaron en su reciente Asamblea de Balance aprovechar todas las vías posibles de divulgación para lo que los medios de difusión de cada localidad, incluidos los provinciales, siempre han sido receptivos a las colaboraciones.

La valía del conocimiento de la historia, como fundamento de la nación, está suscrita en los objetivos 62 y 64 de la Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba, de ahí el papel de los miembros de la UNHIC ante el reclamo de la máxima dirección política de suscribir el legado ético humanista y antiimperialista de José Martí, y fortalecer la unidad nacional a través de valores como el patriotismo, el internacionalismo, y la defensa de la cultura, lo que se enriquece con la inclusión del legado del Comandante en Jefe Fidel Castro.

El informe presentado a la Asamblea por el MSc. Ricardo Muñoz Gutiérrez, presidente de la filial camagüeyana de la UNHIC, ratificado en esta oportunidad, recoge indistintamente logros y deficiencias que van desde los lauros nacionales y provinciales, como el otorgamiento del Premio Nacional de Historia 2015 a la MSc. Elda Cento Gómez, hasta la pobre recepción de ponencias para la edición provincial previa al XXII Congreso Nacional de Historia, para el que clasificaron solo cuatro, cifra muy inferior a las potencialidades del territorio.

Entre las prioridades para las investigaciones sobresalen las dedicadas al período de la Revolución en el poder y las formas de enfrentamiento a las agresiones del imperialismo norteamericano, en las que es oportuno involucrar a las nuevas generaciones de historiadores, particularmente en cada localidad, a lo que se añade el reclamo a quienes tienen la responsabilidad de concluir las historias de cada municipio y la provincial, para lo que el Instituto de Historia de Cuba ha planificado sus ediciones indistintamente, y solo se ha materializado la de Jimaguayú.

La necesidad de nombrar a los historiadores municipales, se une al alerta para la conservación de documentos, dígase actas de asambleas y consejos de administración del Poder Popular en todos los niveles, disposiciones, resoluciones… que conforman el patrimonio histórico de la nación, al igual que otras publicaciones de medios audiovisuales e impresas, revistas y el propio periódico provincial Adelante.

La ocasión fue propicia para reconocer los avances que se experimentan en la restauración que se lleva a cabo en los museos de cada territorio, incluidos los provinciales, y la incipiente inserción de la Casa de la Memoria en el quehacer científico territorial.

El ejecutivo de la UNHIC en Camagüey lo integran además de su presidente, las vicepresidentas Msc. Bárbara Oliva García, la Dra.C. Ma. del Carmen Véliz, la Lic. Norma Lapinet Gutierrez,, la Lic. Yesabel Rodríguez Castañeda, y como vocales los Lic. Emilio Fonseca Amador, Yudel Estupiñán Ponce de León, Abelino Fernández Espert y Acelia Olivera Avalos.