CAMAGÜEY.- El análisis de las acciones en Camagüey por el enfrentamiento al delito, la corrupción y las ilegalidades, y el papel de las organizaciones de base partidistas en el impulso, control y cumplimiento del plan de la economía y el presupuesto del 2016, centraron los debates del último pleno del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba.

En el encuentro reinó la convicción de que, a pesar de la reducción del delito en algunas de sus tipificidades y de otras manifestaciones incompatibles con la sociedad socialista, es posible y necesario imprimir agilidad a los procesos de análisis en las organizaciones de base e intermedias del Partido.

Esto, desde luego, con la mirada puesta, en primer lugar, en lo importante de prevenir que no ocurran hechos denigrantes, siempre que se manifieste un efectivo control de los recursos materiales y financieros.

El pleno conoció de los esfuerzos realizados en la fábrica de alambres con púas y electrodos Gonzalo Esteban Lugo, de Nuevitas, para transformar el panorama que prevalecía en el centro con el desvío de productos terminados, comercializados en el mercado subterráneo por el deterioro de la moral de trabajadores del lugar, con conexión externa.

Acerca de la lentitud observada, en ocasiones, en enfrentar estos problemas, Jorge Luis Tapia Fonseca, primer secretario del Partido en Camagüey, mencionó que la gente no quiere buscarse problemas y prefieren estar en el compadreo.

El desempeño del movimiento obrero y de las organizaciones de masas ocuparon espacio en el pleno, que llamó a aprovechar las asambleas de afiliados para que los trabajadores apoyen esta batalla.

Tapia reiteró la idea de que enfrentar el delito no es la acción de un día, y mencionó los efectos negativos que arrastran los delitos y las indisciplinas sociales.

En un segundo momento el pleno pasó revista al tema de la economía, con énfasis en aspectos como la producción azucarera, que lastran insuficiencias e impiden elevar la eficiencia empresarial y más, en las circunstancias actuales de restricciones de recursos que vive el país.

El primer secretario criticó la incompetencia de entidades de la agricultura en garantizar el salario de trabajadores , con impacto en la familia, al tiempo, que recomendó prever a tiempo las posibles afectaciones por parte de las entidades financieras para que no sorprenda.

Dijo que es un año duro para la economía y la solución está basada en aplicar la inteligencia, la organización del trabajo y con previsión para destrabar los problemas.

“Organizar mejor los procesos, alinearlos y dar menos explicaciones y mejores resultados, aprendiendo a buscar soluciones”, aseguró el dirigente político.