CAMAGÜEY.- El crecimiento de consumidores de gas licuado en la provincia va en espiral y lo ratifica el hecho de que actualmente suman más de 103 000 las personas recibiendo este tipo de servicio.

Antes de ponerse en vigor la venta liberada del combustible, Camagüey tenía 38 614 clientes tradicionales, sin embargo, hoy la cifra no está muy lejos de duplicar esa cantidad, recibida con beneplácito por los consumidores.

Iván Agustín Lora Alfredo, director de la Unidad Empresarial de Base Depósito de Gas Licuado, dijo a Adelante digital que los niveles de venta de Camagüey son superiores con respecto a otros territorios del país.

Esta región del oriente cubano dispone de 21 establecimientos en los que se comercializa el producto –de ellos 11 en el municipio Camagüey, incluido el del poblado de Altagracia.

No obstante, en busca de satisfacer al cliente son realizadas gestiones y estudios para ampliar la red de puntos de venta y desahogar el ubicado en la calle Santayana, con unos 20 000 clientes, provenientes de varias barriadas de la zona norte de la ciudad.

El crecimiento del uso del gas licuado en los hogares camagüeyanos está justificado porque resulta más económico, en relación con las cocinas eléctricas, que encarecen los gastos de la economía familiar.

Lora Alfredo comentó que, de lunes a viernes, han establecido horarios de 24 horas para llenar los cilindros en la planta, mientras el sábado el horario extendido hasta las 10:00 pm, para evitar que se originen desabastecimientos en los puntos de venta.