CAMAGÜEY.-El sistema de tribunales y la Organización Nacional de Bufetes Colectivos en Camagüey realizaron sus balances correspondientes a el año 2016, entre cifras y planteamientos criticaron las fallas y debatieron ambos como hacer de este 2017 un año mucho mejor.

En la mañana los jueces debatieron, entre otros asuntos, la calidad del juicio oral y las sentencias y la mejoría en las condiciones de trabajo y de vida.

Rubén Remigio Ferro debatió con los magistrados camagüeyanos sobre la importancia de que las personas, más allá de cualquier decisión, salgan convencidas de que se les dio un buen trato. “Solo así estaríamos cumpliendo el concepto de Revolución, este es un proyecto social en el que la palabra justicia tiene un amplío significado, cumplamos nuestra parte”, explicó el presidente del Tribunal Supremo Justicia.

Por su parte los abogados camagüeyanos polemizaron con la junta directiva nacional de su organización sobre la necesidad de ajustar los planes a la situación real, en que cada vez llegan menos casos a los tribunales, además de cómo seguir superándose profesionalmente y satisfacer las necesidades de los clientes.

Ariel Mantecón Ramos, Presidente de la Organización Nacional de Bufetes Colectivos, le informó a la asamblea camagüeyana que se está trabajando en pos de humanizar los contratos y se refirió a los retos de la organización en la sociedad cubana actual.

Por su parte, Jorge Luis Tapia Fonseca, miembro del Comité central del Partido Comunista de Cuba y Primer Secretario en Camagüey abordó la necesidad de que abogados preparados asesoren a las bases productivas en los asuntos contractuales, principal debilidad que afrontan estas entidades de producción.

En ambos balances se presentaron las prioridades de trabajo para lograr un 2017 a la altura jurídica que exige la Cuba actual.