CAMAGÜEY.- Los especialistas encargados de atender y, sobre todo, entender la salud mental de otros y mejorarles su calidad de vida, desarrollaron una Jornada Científica como saludo al Día Mundial de la Salud Mental, en el Museo Quinta Simoni de esta ciudad.

Conferencias de lujo resultaron las referidas a la Complejidad y Salud Mental, y al Presente y futuro inmediato de tal situación en los lugareños, a cargo del Dr. C. Roberto Portuondo Padrón y el Dr. Pablo Hernández Figaredo, en ese orden.

El Profesor Portuondo destacó cómo repercute favorablemente la unión de las diferentes ciencias y el arte, lo que propicia el encuentro de un teorema en la poesía o una ecuación en la canción.

Por su parte, Hernández Figaredo, especialista de Segundo Grado en Psiquiatría, Profesor Auxiliar y Máster en Psiquiatría Social, y jefe del Grupo Operativo de Salud Mental y Adicciones (GOSMA) en la provincia, ofreció una panorámica de la fuerza especializada con que cuenta el territorio, y sin dar la idea de que todo está resuelto, reconoció que entre enero y septiembre del año actual disminuyó el número de suicidios, al compararlo con el nonestre del 2015.

El Profesor Hernández mencionó entre las deficiencias a encarar, el estigma de algunos que no quieren ser vistos siquiera en una consulta de Psiquiatría, y el reconocer que el adicto es un enfermo, además, la necesidad de lograr que pacientes ingresados regresen a sus hogares y sean acogidos por sus familiares, sin olvidar que algunos han vivido más tiempo en el hospital René Vallejo y otros no tienen ni a quien acudir ni adonde ir, por lo cual nunca serán desprotegidos.

En esta ocasión el Dr. Pablo Hernández instó a que ante situaciones de alcoholismo, de adicción a las drogas, a la violencia y el maltrato infantil, hay una necesidad impostergable: continuar las investigaciones que ofrezcan soluciones a problemas tan sensibles y lacerantes.

Alrededor de 15 temas libres y más de 20 carteles sentaron bases de igual manera, en aras de emprender los estudios, a los que no escaparon el sentir de conquistar los espacios libres de humo y de alcohol.