CAMAGÜEY.-El asalto al Carro Celular, acción ejecutada por el Movimiento 26 de Julio el 16 de septiembre de 1958, no solo logró rescatar a un grupo de revolucionarios de manos de la policía, sino que fue una operación que activo la capacidad del movimiento insurreccional y demostró su audacia.

Noel Fernández Pérez , jefe de acción del M-26-7en aquel momento, organizó el plan de rescate de los prisioneros en el momento de ser conducidos bajo escolta desde la cárcel al Tribunal.

Interceptado sorpresivamente el transporte en la calle Rosario, entre Francisquito y Progreso, se sucedió un intercambio de disparos que originó tres muertos, dos de ellos agentes de la policía, logrando la fuga de los detenidos, entre estos Pedro Lester Delgado, capitán de milicias y Alfredo Sarduy.

Cincuenta y ocho años después, en el mismo lugar de aquella acción, miembros de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y militantes de las organizaciones políticas y de masas, estudiantes y vecinos de la comunidad, se reunieron para conmemorar la fecha y recordar a los jóvenes revolucionarios.

El retomar la Historia, ofrece la posibilidad de afirmar las raíces de nacionalidad e identidad, de conocer desde donde y como venimos y de lo que somos capaces de hacer. Mantener viva la historia es mantener en movimiento el espíritu de la Patria y todo movimiento es vida perpetua.