CAMAGÜEY.-Por primera vez, participé en el acto de inicio de curso de la Universidad de Camagüey sin ser estudiante. Durante cinco septiembre lo vi igual, pues los guiones entre un año y otro se parecen mucho, la FEU da la bienvenida a los nuevos ingresos, el Rector dice las palabras centrales y después el Conjunto Artístico Maraguán, vanguardia del movimiento de artistas aficionados en la provincia, cierra la actividad.

Ahora que no soy estudiante, con las herramientas que me da la mejor profesión del mundo, la de periodista, vi esa actividad con otros ojos. Noté fácilmente la diferencia entre los más de mil nuevos alumnos y los que ya llevan allí algún tiempo. A los recién ingresados se les ve nervioso todavía, mirándolo todo como quien llega a un lugar desconocido. El resto no presta la misma atención y aprovecha ese tiempo para saludar a los compañeros que hace dos meses no ven.

A los profesores se les vio contentos, cargados de energía, luego de unas merecidas vacaciones, están también los que se reincorporaron de una misión en el extranjero y sienten la felicidad de volver a casa.

Este periodo comienza en una coyuntura especial, sobre todo en el tema de la Energía, no obstante se realizan esfuerzos para afectar lo menos posible la vida de los estudiantes becados. Cuando el Rector, Santiago Lajes Choy, en sus palabras comentó el tema, el silencio se adueñó de la plaza FEU-UJC.

Las exclamaciones surgieron luego de que la máxima autoridad universitaria explicara sobre la instalación de un laboratorio central, que llegará a contar con 60 computadoras de última generación, esto como parte de una estrategia para ahorrar energía, limitando el uso de las máquinas en las facultades.

El inicio del curso de 49 de la primera Universidad creada por la Revolución tiene motivaciones especiales, entre ellas seguir celebrando el 90 cumpleaños de Fidel y trabajar en pos de lograr la certificación de excelencia en su 50 aniversario.

Aplausos se llevaron las carreras de Ingeniería Informática, Química, Medicina Veterinaria y Zootecnia y Ciencias Alimentarias por obtener la categoría de Excelencia otorgada por la Junta de Acreditación Nacional; así como también al programa doctoral de Ciencias Contables, primero que se somete a una evaluación externa y alcanza la condición de Certificado.

Por último y como ya se ha hecho común por estos días en la provincia se reconocieron a los boxeadores camagüeyanos Julio Cesar La Cruz y Yoanis Argilagos, campeón olímpico y medallista de bronce, respectivamente, en las Olimpiadas Río 2016. Al concluir la actividad un enjambre de celulares se acercó a los deportistas para inmortalizar en una instantánea su presencia en la casa de altos estudios camagüeyana.

Regresar a la universidad, tres meses después de que este redactor se convirtiera en uno de sus más de 65 mil graduados, trae recuerdos, añoranzas y ganas de regresar, por ello me sumo al llamado de Yanet Lezcano, miembro de la dirección de la FEU en la institución, quien al dirigirse a los nuevos estudiantes lo exhortaba a vivir esos cinco años intensamente porque son únicos en la vida.