CAMAGÜEY.- (AIN) El piano de media cola de la patriota y artista Amalia Simoni fue restaurado y devuelto a la casa natal de su esposo, el Mayor General Ignacio Agramonte, sede de un museo inaugurado el 11 de mayo de 1973.

Construido en el siglo XIX en Europa y de la famosa marca Player, la pieza, de valor patrimonial, estaba atacada por la carcoma y el teclado permanecía rígido, y tras la reparación quedó lista para ser utilizada.

Desley Figueredo Benítez, museóloga de la entidad, precisó que la restauración la realizó Eduardo Suárez Pérez, miembro de la Asociación de Artesanos Artistas (ACAA) en Sancti Spíritus.

Según la especialista, existe el proyecto de iniciar una nueva actividad artística en la institución, el uso del piano para conciertos, fundamentalmente con obras del repertorio de Amalia.

Ese lujoso instrumento se lo obsequió el médico cirujano José Ramón Simoni a su hija, cantante lírica y pianista, y quien forjó su elevada cultura en Cuba y en Europa.

Situado en el sector declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, el museo radica en una mansión aledaña a la Plaza de los Trabajadores, y exhibe alrededor de 300 piezas, entre ellas, el revólver Colt calibre 36m modelo de 1851 de Agramonte, y la camisa con la cual se incorporó a la guerra el 11 de noviembre de 1868.

Declarado Museo Nacional, el inmueble tiene dos plantas y un entrepiso, y en el área central un pozo con brocal, así como también grandes tinajones conectados a canales para recoger el agua lluvia.