CAMAGÜEY.- (ACN) Los embalses de esta provincia están al 43 por ciento de llenado con más de 523 millones de metros cúbicos de agua, volumen inferior a los registros históricos del actual periodo, considerado lluvioso, pero con los efectos de la sequía que afecta al territorio.

La primavera casi no aportó lluvias, lo cual incidió en el estado de las presas de manera considerable fundamentalmente las de suministro a la agricultura, comentó, Luis Mane Gómez, técnico A en manejo y desarrollo de los Recursos Hidráulicos en el territorio.

Sin embargo, recientes precipitaciones permitieron que alivien tres embalses: San Manuel, destinado a abastecer el programa de producción de viandas, el hidrorregulador Durán, el cual entrega agua a la industria arrocera de la Cuenca Sur, y Máximo, de abasto a la población, informó Gómez.

Alertó que aunque la situación de las presas que suministran agua a la población es mejor al presentar el 62 por ciento de llenado, se desconoce cuál será el comportamiento de las lluvias, por eso las personas deben incrementar las medidas de ahorro y no malgastar.

Sobre el cumplimiento del plan de entrega del vital líquido, la mayor afectación la presentaron los embalses destinados a la agricultura, pues hasta mayo la disponibilidad de agua estuvo limitada por la falta de precipitaciones, pero ya están recuperados para asumir la cobertura en correspondencia con la demanda para el 2016.

De más de 154 millones de metros cúbicos contemplados en el balance hasta hoy, la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico de la provincia logró un suministro de alrededor de 133 millones.