MINAS, CAMAGÜEY.- Próximas a su aniversario 56, las federadas camagüeyanas protagonizan jornadas de intercambio, reflexiones, de trabajo... El 23 de agosto lo esperarán como es costumbre, justo de la manera en que asumen la vida: firmes, osadas, sosteniendo todos los pesos con que el mundo las pueda desafiar.

Así percibí a Xiomara, a Yaneisy, a Niovis, a la Juana de los ejemplos que todas imitan golosas como si ella fuera una artista famosa y sus telares la moda más seguida.

Y como en las “durezas” de la vida es donde mejor se pillan los calibres, tras esos oficios inauditos anda Adelante digital para reverenciar en letras la fecha de los festejos. En la Unidad Empresarial de Base (UEB) 26 José Antonio Echeverría, de Minas, las mujeres llevan los cumplimientos; a ellas los planes les quedan chicos.

PONIENDO”... LOS MOTIVOS

La 26 es una de las cinco granjas con que cuenta Minas para mantener el segundo lugar provincial en la entrega de huevos destinados a la canasta básica y al consumo social. Yoandry Abad Escobar, director de la Empresa Avícola Camagüey, elogió el esfuerzo del municipio, pues exhibe la mejor eficiencia productiva.

Y tal logro cuenta Erisbel Verdia Gutiérrez, director de la 26, que se lo deben a sus mujeres, esas que representan allí más de la mitad del claustro, y todas directas a la producción.

Porque llegar desde las siete de la mañana y examinar las aves, separar las enfermas, barrer, echarles la comida, recoger huevos cuatro veces al día, no pesa tanto al oído como el murmullo y las heces de casi seis mil gallinas por nave.

En la nave 14 estaba Yaneisy Castillo Mora, quien se las arregla, desde hace doce años, para sortear su tiempo en la granja y además educar y mantener a dos hijos varones. Durante el día con unas muy “ponedoras” de alivios materiales y en la noche con otros que de seguro “ponen” los desvelos, y los motivos.

“Es un trabajo muy sacrificado, pero una le va cogiendo cariño, además ahora tenemos otro estímulo, estamos mejor remunerados; el salario medio sobrepasa los 1 500 pesos, cobramos por lo que hacemos”, aclara Yaneisy.

A Xiomara Mora Caballero la encontramos en la nave 16, aunque ella debe conocerlas todas; desde hace 34 años allí transcurren sus días. “Este ha sido mi único trabajo, comencé jovencita, creo que no sabría hacer otra cosa. Mi familia me apoya mucho porque tengo horario de entrada pero no de salida”, cuenta Xiomara con una energía tremenda a sus 56 años, a los que parecen resbalarle los madrugones, el trayecto cotidiano desde San Serapio, otra comunidad vecina.

Tampoco Juana Díaz Quintanilla faltó al encuentro de féminas que allí ocurrió. Aunque ya se jubiló en la 26 siguen contándola como una más. A 51 años llegó su almanaque como trabajadora avícola; ella dice, y su expediente confirma, que el secreto está en “hacer todo lo que aparezca”. Los sustos no cuentan en eso de amansar gallinas.

¿COMPROMISOS VS PLAN?

La 26 cuenta con 14 naves que en enero fueron objeto de una reparación total: recibieron mallas electrosoldadas y las plásticas anti-pájaros para los laterales, se cambiaron las estructuras de madera, y los pasillos también estuvieron incluidos. La inversión sobrepasó los 960 mil pesos.

Con un plan diario de 36 800 huevos, la cifra crece en más de dos mil unidades por jornada; hasta la fecha tienen 1,2 millones por encima de lo previsto. El compromiso moral de ese colectivo es cerrar el año con once millones, superando los 9,8 millones con que cumplirían las planificaciones.

MUJERES A LA CARGA

Diversas son las actividades que sucederán hasta la celebración. Anielka Fernández del Monte, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas aquí, comentó la satisfacción que suponen estos encuentros para hablar de dichas y angustias, de todo cuanto les compone la vida.

En la emulación provincial sobresalen los municipios de Vertientes, Nuevitas, Minas, y Guáimaro. También Santa Cruz del Sur muestra un trabajo sostenido, y Jimaguayú, el vanguardia, acogerá el acto central por la efeméride, el propio día 23 de agosto.

Según Fernández del Monte, este año cada municipio rubricará un libro de honor para distinguir a sus mujeres más destacadas, iniciativa que solo se hacía a escala provincial, pues “en ocasiones se nos quedaban fuera algunas muy valiosas, y esta es una manera de reconocerlas”, razonó.

Así ocurrió con las 32 federadas mineñas que ya integran las “páginas” de ese territorio desde este 16 de agosto. Varias alfabetizadoras también concurrieron a la cita para compartir experiencias de antaño sobre todo con las más jóvenes.

Para Nélida Giraldo Sosa “nunca envejecen las causas de la Revolución y por tanto es al relevo a quien debemos confiarle las tareas más importantes, siempre con las conquistas como bandera”, sentenció esta eterna maestra.