CAMAGÜEY.- Una necesidad sentida en el hospital Clínico Quirúrgico Amalia Simoni, de esta ciudad, era la de disponer de una sala de infectología fuera de la unidad, de aislamiento, para personas en estado no grave y ya es casi una verdad palpable. Su sede será la otrora policlínica de la escuela vocacional Máximo Gómez Báez, que a partir de ahora se le anexará y contará con una capacidad de hasta 200 camas, tanto para niños como adultos.

En el “Amalia Simoni”, destinado desde hace algunos años a la vigilancia epidemiológica, en tiempos de epidemias o no, adonde seguirán yendo a parar los casos de adultos graves o con signos de alarma, se mantienen 124 camas concebidas para los febriles y ocho a los de problemas digestivos. Los niños complicados continuarán ingresándose en el hospital infantil Eduardo Agramonte Piña aquí.

Directivos y trabajadores coinciden en que el motor impulsor de esta obra constructiva con vista a la adaptación, ha sido el 90 cumpleaños del Líder Histórico de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz, el próximo 13 de agosto, quien inauguró este hospital el 27 de noviembre de 1959.

Tal estímulo, en pos de materializar el propósito, no podía ser otro que ofrecerle a Fidel este regalo, como un paso más en beneficio de la salud de los cubanos, sin lugar a dudas, una de las conquistas lideradas por él desde el comienzo de su lucha por la independencia de la nación.