Camagüey.- Amador Fernández Fernández, un intachable revolucionario de la clandestinidad y combatiente del Ejército Rebelde de Camagüey fue sepultado hoy, a la edad de 84 años, en el Panteón a los caídos de la defensa en el cementerio local, ceremonia luctuosa a la que acudieron compañeros de lucha y muchos hombres y mujeres que lo conocieron.

Fue víctima de detenciones e interrogatorios en las oficinas del cuerpo represivo del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) y como integrante de la columna 13 del Ejército Rebelde entró a Camagüey al triunfo de la Revolución, y participó en la toma de los cuarteles Monteagudo, de Minas, Lugareño, Senado y en el de Florida y de las estaciones de policía de esa localidad y la la calle Avellaneda en esta ciudad.

Desde 1959 a 1961 impartió justicia en los tribunales revolucionarios, hasta que a solicitud de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) pasó a fundar el Inder en la provincia, mientras en 1965 representó a Cuba en las universiadas desarrolladas en Hungría.

Múlltiples responsabilidades ocupó en salud pública, entre ellas las de administrador de los hospitales materno Ana Betancourt y el Manuel Ascunce. Asumió posteriormente el cargo de director de la empresa provincial de ATM del Poder Popular y en todos los lugares donde estuvo se granjeó el respeto y el cariño.

Al despedir el duelo, Alfredo Méndez, presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) en el distrito Cándido González, subrayó que el fallecido fue un modelo de sencillez, modestia, espíritu de sacrificio que lo hicieron acreedor de numerosos reconocimientos, la de fundador del Partido Comunista de Cuba, Hijo Ilustre de la provincia de Camagüey y de cuadro Destacado Nacional y Provincial, entre otros.

{flike} {plusone} {ttweet}