Camagüey.- La ingeniera Alina Leal González, delegada de Recursos Hidráulicos en Camagüey, informó que las lluvias ocurridas en los meses de mayo y en lo que va de junio, tributaron más de 100 millones de metros cúbicos (MM3) a los embalses de este vasto territorio, el segundo del país en capacidad de reserva hidráulica después de Sancti Espíritus.

Pese a que la situación actual comparada con igual fecha del pasado calendario es más favorable con un llenado total del 38, 8% contra el 24, todavía ocho obras hidráulicas poseen bajos niveles como Najasa Uno, los diques Barroso, Camalote y Jimaguayú, la mayor presa de la provincia, cuyas secuelas pueden repercutir en los planes agro-alimentarios.

En cambio, vierten sus aguas sobrantes las presas Máximo y Pontezuela, vinculadas al abasto de la ciudad de Camagüey y los hidrorreguladores Las Flores y Durán.

La delegada de Recursos Hidráulicos, afirmó que las fuentes de suministro a la población acumulan el 57% de su capacidad instalada, con las excepciones de Unión II del municipio Jimaguayú que solo represa el 13%, por lo cual esa población ganadera recibe agua desde un acueducto rural emergente que bombea desde el embalse Ofelia Hortensia, y la Mañana de la Santa Ana, fuera de servicio hace 10 meses por demora en su recuperación hídrica.

{flike} {plusone} {ttweet}