Camagüey.- (AIN) La conga camagüeyana tiene diferencias perceptibles con las del occidente y del oriente de Cuba, y es necesario incluir el tema en planes docentes de música, afirmó en una conferencia el máster Reinaldo Echemendía, músicólogo, compositor, clarinetista y coreógrafo.

Director-fundador del Ballet Folklórico de Camagüey (BFC), Echemendía disertó en la sesión de clausura de la VI Jornada de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo, en la cual participaron investigadores de La Habana, Santiago de Cuba y la provincia sede.

Destacó que la referida expresión músico-danzaria es uno de los símbolos genuinos del carnaval de esta ciudad, denominado San Juan, y vigente desde el siglo XVIII.

Acerca de las características de la conga local citó, entre otras, su basamento en la percusión con distintos tipos de tambores, incluidos los redoblantes, las llamadas campanas -por ejemplo, tamboras de llantas de automóviles- y, por excepción, algún instrumento de viento, como la trompeta.

En torno al origen aludió a una fusión de sonoridades de bandas militares con las del ya desaparecido Cabildo de Santa Bárbara, una asociación de personas naturales de África y de descendientes.

Se refirió además al ritmo, con impactos de elevada euforia masiva, y el uso de cantos con fragmentos en unas partes entonadas por los “congueros” y en otras por el público, en un ambiente de alterno protagonismo.

Expuso también que la creación de la referida estructura “sanjuanera” data de la década de los años 30 del siglo XX, en ella los bailes del pueblo acompañante no difieren del asociado a las congas del occidente y del oriente, y todas forman parte de la cultura tradicional popular.

El conferenciante acompañó sus explicaciones con la actuación de más de 10 músicos y de una bailarina del BFC, cuya trayectoria incluye presentaciones en escenarios de América, Europa y África.

{flike} {plusone} {ttweet}