Para desarrollarlo, el BPA adquirirá equipos tecnológicos con el fin de arrendarlos por cuotas periódicas establecidas mediante contrato, a empresas, cooperativas y otras unidades básicas de producción que no posean la liquidez suficiente como para comprarlos directamente a los proveedores.

El objetivo es que los medios adquiridos por el Estado para el desarrollo de la economía lleguen con la mayor brevedad a donde se utilizarán, y para lograrlo la entidad bancaria puede facilitar el proceso, explicó Libertad Ortiz, subdirectora comercial de BPA en el territorio.

En declaraciones a la web de Radio Cadena Agramonte, la directiva comentó que comenzarán el arrendamiento financiero o leasing con un stock de tractores que posee el Grupo Empresarial de Logística del Ministerio de la Agricultura en Camagüey.

Paulatinamente se abrirán las opciones para otras ramas de la economía, con el fin de garantizar que todos los beneficiarios puedan disponer de equipamiento sin que atrasen sus procesos por no tener los financiamientos necesarios para adquirirlos, acotó Libertad.

Al término del contrato el arrendatario podrá optar por la compra del equipo, teniendo en cuenta su valor residual.
La publicación aclara que incluso entidades sin liquidez se beneficiarán, pues la asesoría financiera del BPA incluye el cálculo de la proyección futura de determinados ingresos que amortizarían las cuotas de arrendamiento.

El leasing es una práctica muy empleada a nivel mundial, que además reporta ganancias a la entidad bancaria gracias a los intereses, que en este caso se obtendrán según el tiempo comprometido por el cliente para la liquidación de cada cuota.

Su apertura responde además a la necesidad en Cuba de incrementar la producción, y de disminuir el precio de los alimentos y de otros bienes.   

{flike} {plusone} {ttweet}