De manera progresiva, y luego de las convocatorias en los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), los vecinos realizan jornadas de limpieza en sus casas y alrededores, con la finalidad de destruir posibles criaderos del vector.

En las labores se emplean equipos especializados y otra gran cantidad de recursos, por lo que es imprescindible lograr el apoyo popular y mantener la limpieza cuando se recoja la basura; además de cumplir con el resto de las acciones que incluyen el tratamiento focal.

Resulta determinante en este proceso combatir las indisciplinas sociales, causantes muchas veces de la proliferación de micro-vertederos que atentan contra la higiene de barrios y comunidades.

Las autoridades sanitarias insisten también en el necesario protagonismo de la población, y convocan a mejorar y preservar las condiciones ambientales, ante la actual situación epidemiológica.

{flike} {plusone} {ttweet}