De aquel 10 de febrero de 1960 y de esta comunidad laboriosa y productora del cereal, mucho podrá escribirse ahora que todo el país se prepara para desde ya conmemorar el 90 cumpleaños del líder histórico de la Revolución, del hombre genial que con luz de futuro sigue luchando por el bienestar de su pueblo y de la humanidad.

Precisamente, a Fidel y a los hijos de esa comunidad que lo vio nacer y crecer, dedicó Ángel Arzuaga Reyes su libro Renacer ¡Con nuestro propios esfuerzos!  

El lanzamiento del mismo fue el acontecimiento más relevante de la intensa jornada política y cultural, en que el autor nos brinda una retrospectiva de esa zona rural, donde el Senador electo en 1954 por el Partido Demócrata del tirano Fulgencio Batista figuraba como propietario de importantes firmas arroceras, una de ellas la finca San Antonio.

En la cooperativa Ignacio Agramonte, donde está el Molino Arrocero Libertad, que llevaba once años inactivo –pero el mejor conservado--, tal y como aparece en el libro, cuenta con un secadero, una base con almacén de producciones terminadas, una red de caminos que antes no existía, una pista para la aviación, sistemas de riego y una extensa área de más de mil caballerías, aspectos que hacen abaratar el costo del preciado grano.

La estrategia económica es continuar creciendo en la producción arrocera y su infraestructura hasta resolver las demandas del consumo nacional, fórmula para reducir la importación que realiza el país de este cereal.

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://www.adelante.cu/images/ARROCERA:200:200:0:0

{flike} {plusone} {ttweet}