Más de seis millones de dosis, que aportan la misma cantidad de pesos en divisas, fueron comercializadas para el extranjero en el recién concluido calendario, sin embargo, el plan nacional de 1,2 millones de unidades del fármaco quedó a un 60 por ciento, por debajo de años anteriores.

Hasta agosto, según reseñó entonces la Agencia Cubana de Noticias (ACN), se había vendido un 85 por ciento de la vacuna dispuesta para 2015, gracias al trabajo que realizó el CIGB en la promoción del producto, en un servicio de post-venta a Labiofam Camagüey, empresa distribuidora del producto dentro de Cuba. 

Pero los números a finales del año cayeron, explicó Rafael Pimentel Pérez, jefe del área comercial de la citada entidad científica, pues la zona occidental del país estaba desabastecida y no hubo interés por adquirir el producto, que mantiene el control sobre las poblaciones de la garrapata Boophilus microplus.

Lejos de interesarse en culpar a terceros, el directivo reconoció la responsabilidad del CIGB en la diversificación de su mercado nacional, para generar un mayor interés en esa vacuna que ha demostrado su efectividad dentro del programa de control integrado del hemoparásito.

Refirió que para 2016 explorarán la posibilidad de realizar ventas directas a empresas agropecuarias y en dialogar con ellas para lograr que cumplan con facilitar el fármaco a las bases productivas y se comprometan contractualmente con mantener el programa integrado, pues el CIGB asegurará la disponibilidad de GAVAC. 

Otras acciones serán la contratación directa con divisiones de Labiofam en otras provincias, y la evaluación de otros potenciales distribuidores como la Empresa Comercializadora de Medicamentos de Cuba, que tiene la posibilidad de acercarla a los productores a través de las farmacias.

La vacuna goza de gran aceptación entre los campesinos que la aplican, refirió Eduardo Cruz, miembro de una cooperativa de producción agropecuaria, pues contribuye a la reducción de los impactos de la anemia, provocada por la garrapata, en la eficiente obtención de carne y leche.

Actualmente el CIGB desarrolla otras investigaciones relacionadas con el antígeno para identificar nuevas cepas, obtener complementarios o sustitutos del antígeno y asegurar más bioproductos con propiedad intelectual.   

{flike} {plusone} {ttweet}