Con el objetivo de facilitarles la estancia en la institución a los nueve infantes en tratamiento y sus familiares, el colectivo laboral de esta terminal aérea entregó parte de su estimulación en divisa para la compra de un microondas, una batidora, juguetes para uno y otro sexos y confituras.

Ilanis Peña, madre de uno de los pequeños que se encuentran bajo la atención gratuita del centro médico desde el mes de enero último, comentó sentirse profundamente agradecida por este gesto tan humano, el cual en medio a veces de tanta tristeza alegra los corazones de sus hijos.

Durante la jornada los pacientes también recibieron obras dedicadas a ellos especialmente por artistas de la plástica del territorio, y disfrutaron de una actividad cultural con payasos, y juegos de participación con sus familiares y el grupo de especialistas que los atienden.

Presente en el encuentro, Raidel Ortega, orfebre de profesión, señaló que  su proyecto  "La vida es bella", con seis años dedicado a apoyar con el arte a niños que padecen cáncer, se expande actualmente en la instalación hacia otras salas como las de hematología y salud mental.

Los tratamientos de oncopediatría son uno de los más costosos para el gobierno cubano, con un promedio cercano a los 200 mil dólares al año, pues medicamentos de última generación son comprados a través de terceros países debido a las afectaciones del bloqueo norteamericano. 

{flike} {plusone} {ttweet}