Para lograrlo cuenta con un soporte de 31 policlínicas, más de 700 consultorios del Médico y Enfermera de la Familia, siete hospitales provinciales y seis municipales, 12 Clínicas Estomatológicas, ocho Hogares Maternos, 12 Hogares de Ancianos, las Casas de Abuelos superan las 20, y así un número importante de farmacias, ópticas, Servicios de Rehabilitación Integral (SRI), el Banco de Sangre Provincial, un Centro Psicopedagógico, una Base Regional y tres Servicios Regionalizados de Urgencias Médicas, la Universidad de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay y el Centro Provincial de Higiene y Epidemiología, por solo mencionar algunas instituciones.

Los camagüeyanos reciben la educación y promoción para la Salud desde su Atención Primaria (APS), o sea, en sus comunidades. La Universidad Médica prepara a los futuros profesionales tanto en la docencia teórica como en la práctica.

Hace apenas unos días el hospital Gineco-Obstétrico Ana Betancourt, como institución, recibió un reconocimiento por sus resultados sostenidos. Allí son recibidas las embarazadas que están por parir, otras con algún tipo de riesgo, y en la instalación cercana conocida como El Centenario son resueltos los casos relacionados con la Ginecología, con la inclusión de las intervenciones quirúrgicas en quirófanos casi de estreno, luego de una remodelación capital.

En el “Ana Betancourt” reportan una mortalidad infantil de 1,8 fallecidos por cada mil nacidos vivos, donde prácticamente se decide la de toda la provincia que es de 3,6, pues los partos superan los 6 200 cada año, en una instalación reestructurada y con más de 70 años de explotación.

Las embarazadas son consultadas unas 17 veces durante ese período; son 30 los exámenes diagnósticos para avizorar en el feto diversas enfermedades graves o malformaciones congénitas; y en el primer año de vida inmunizan a los bebés de manera gradual contra 13 padecimientos prevenibles.

Entre las dificultades, porque siempre las hay, está el dar seguimiento a las embarazadas con menos de 20 años de edad, de manera tal que sean cada vez menos y las que ya se encuentran en ese estado no comprometan los resultados del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI), por el bien de sus bebés y el de ellas.
El envejecimiento poblacional puede considerarse un éxito de las políticas de salud pública y el desarrollo socioeconómico. Aquí los bebitos nacen con una elevada esperanza de vida, la tasa de fecundidad ha disminuido y la cantidad de ancianos aumentó, o sea, quienes superan los 60 años representan el 18,5 % del total de habitantes.

Entre lo procederes para aliviar o curar a niños con diversas discapacidades, esta ciudad exhibe el Centro de Equinoterapia y Rehabilitación Jardín de Sueños, de la Empresa Nacional de Flora y Fauna y de Salud Pública, un lujo para cualquier país.

Los trabajadores de este sector no solo ofrecen servicios asistenciales, sino que una buena cantidad de ellos fungen como profesores e investigadores y como si fuera poco, 3 562 ofrecen sus servicios en 48 países.

Derecho a la Salud 

Fotos: Otilio Rivero, Orlando Durán y Leandro Pérez

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://www.adelante.cu/images/salud_cmg:200:200:0:0

{flike} {plusone} {ttweet}