Excepto en la langosta, que tuvo un comportamiento bajo en su manifestación en la zona, EPISUR cumplió o rebasó las cifras fijadas en el plan, según refleja la versión digital de Radio Santa Cruz del Sur.

Aparte del esfuerzo de los pescadores, con base en los puertos de Santa Cruz del Sur y Playa Florida, el resultado de la empresa se debe al favorable estado técnico de la flota dedicada a la captura de camarón, langosta, peces y pepino de mar y de las artes de pesca.

A muchas de las embarcaciones se les hicieron inversiones, como nuevos motores y mejoramiento de los herrajes (montaje de eje, propela, coopling –conexión que no es rígida-), y también de los sistemas eléctrico e hidráulico, entre otros, además de tareas en todas las estructuras.

En algunas de las producciones de EPISUR intervienen pescadores privados en embarcaciones propias, con inscripción en la llamada Lista Quinta.

Con sus capturas destinadas mayormente a la exportación, las gestiones líderes son la langosta y el camarón, pero otras tienen buenos precios en el mercado internacional.
 

Por ejemplo, los Pepinos de mar clasificados en la categoría A, Corea del Sur paga la tonelada a 27 mil dólares y por la B, seis mil.

Para beneficio de la población santacruceña y de la capital de la provincia, EPISUR abrió en 2015 un centro elaborador de diferentes tipos  de alimentos de origen marino que procesa diversas especies para obtener un amplio surtido como masa de croqueta, picadillo, pasta para bocaditos, estofado de raya, albóndiga y caldo para cocinar arroz, entre otros. 

Las capturas empleadas como materia prima, que por no cumplir las tallas pedidas por el mercado foráneo, son principalmente almeja, biajaiba, rabirrubia, caballerote, mojarra y chopa. 

{flike} {plusone} {ttweet}