Procederes como la Terapia Ultrasónica, Calor Infrarrojo, Magnetoterapia, Rayos Láser, Gimnasia, entrenamiento para la marcha, Logopedia en busca de mejorar trastornos del lenguaje, Defectología, Medicina Natural y Tradicional, además de la Consejería Dietética y Antitabáquica, se incluyen entre los beneficios de la citada  institución médica.

La Doctora en Fisiatría, María Julia Rodríguez Fernández, quien desde hace cinco años se desempeña como especialista en la Sala de Rehabilitación Sur, resaltó que pese a las dificultades y carencias materiales impuestas por el Bloqueo económico, financiero y comercial, impuesto por el gobierno de Estados Unidos contra Cuba, mantienen de alta la mayoría de los servicios y consultas abiertas en esa unidad de salud.

Un colectivo joven, calificado y con alto sentido del humanismo,  se mezcla allí con la experiencia de los iniciadores en el empeño de llevar adelante  las tareas de  recuperación física y funcional de miles de pacientes radicados  en Florida y otras localidades vecinas.

El Licenciado Bárbaro Miguel González, Jefe de Servicios de  Rehabilitación en la Sala Sur, comentó que el impacto del Bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra  el sector de la Salud se siente en unos equipos y la tecnologías con  varios años de explotación, y en la carencias de piezas de repuesto y la imposibilidad de adquirir otros en las empresas suministradoras sometidas a las leyes  incluidas en el cerco imperial.

Refirió que aún cuando se hacen esfuerzos por parte de los innovadores del Taller de Electromedicina en Florida para mantener de alta los equipos, a ello se suman tensiones con la disponibilidad de recursos medicamentosos como el Mentol y la Heparina, afectadas por la falta de materia prima en las líneas de producción nacional, por dificultades en su adquisición fuera del país.

A ello se agrega la falta de transporte para llegar a la mayor cantidad de pacientes posibles en cada jornada y evitarles molestias a los beneficiarios del servicio, quienes en su mayoría son personas ancianas, discapacitadas y con limitaciones físicas.

El licenciado Bárbaro Miguel González, quien también prestó colaboración de salud en Venezuela, destacó que el colectivo de la Sala de Rehabilitación Sur labora con  todo el amor y la calidad posibles para suplir estas dificultades impuestas por el criminal y genocida bloqueo yanqui, satisfechos de saber que entregan de forma gratuita un tratamiento que en cualquier otras latitudes sobrepasa los 10 000 dólares.

{flike} {plusone} {ttweet}