La lluvia amenazó con terminar antes del primer paso, pero las palabras de Yoandry Ruiz Villalón, primer secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas en la provincia, encendieron a la multitud y arrancó la marcha de pueblo. “Si nada nos detuvo en aquel octubre, el clima no será quién manche nuestra lealtad, la lluvia no podrá detenernos”, dijo el líder juvenil.

Desde la calle San Pablo comenzó el desfile de todos. Las principales autoridades del gobierno y el Partido Comunista de Cuba en el territorio y combatientes y veteranos de aquel inolvidable 21 de octubre encabezaron la tropa, seguidos por un mar de jóvenes estudiantes y pueblo en general.

Como en 1959, en cada esquina de la ciudad se sumaron fuerzas a la marcha que cada año deja claro que en Camagüey sobra vergüenza y fidelidad a la Revolución. Al llegar al antiguo Cuartel del Regimiento en los años de la dictadura, ahora Ciudad Escolar Ignacio Agramonte, eran miles los congregados.

Allí Ricardo Muñoz Gutiérrez, presidente de la Unión de Historiadores, recordó la trascendencia histórica de aquel hecho que terminó con el incipiente movimiento conspirativo que pensaba desviar las esencias del triunfo revolucionario. El acto sirvió también para entregar el carnet de la UJC a estudiantes destacados de la enseñanza preuniversitaria.

Al finalizar el encuentro nadie recordó los nubarrones que acechaban al inicio, para entonces el sol radiaba y Camagüey fue héroe otra vez.

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://www.adelante.cu/images/caminata_ujc:300:300:0:0

{flike} {plusone} {ttweet}