CAMAGÜEY.-La informatización de la sociedad cubana no es eslogan ni utopía. Se reafirma en todos los sectores con el acceso de los ciudadanos a las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones y el acercamiento de los mismos a los servicios.Aunque es un proceso que se ejecuta desde hace varios años como muestra de la voluntad política del Estado, evidencia en estos momentos un franco desarrollo.

Quizás, si se le pregunta a cualquier cubano la muestra más evidente o popular de ello sean los servicios Nauta y los puntos públicos de acceso a internet a través de la tecnología Wi-fi. Sin embargo, va mucho más allá.

Según declaraciones de Wilfredo González Vidal, viceministro de telecomunicaciones de Cuba, al programa radiotelevisivo Mesa Redonda, entre los principales pasos de la estrategia nacional para el impulso a la informatización de la sociedad se encuentran organizar la industria de aplicaciones informáticas, alineadas a las prioridades nacionales; continuar ampliando las capacidades para el acceso a internet; desarrollar la infraestructura de telecomunicaciones y ampliar la banda ancha en el país para que la población perciba calidad en el servicio, lo cual dependerá de la capacidad financiera; y agrupar a los profesionales del sector para su atención y motivación a través del proceso que se desarrolla actualmente de creación de la Unión de Informáticos de Cuba.

En cuanto al acceso a internet, informó que a partir del proceso de ampliación de las capacidades iniciado en julio del 2013, hoy funcionan en el país más de 600 salas de navegación con tres millones de usuarios que acceden a la red de redes por esa vía, además del millón de usuarios de Nauta y otros miles de profesionales de la cultura, la salud, la educación y la ciencia que ya accedían desde hace varios años como sectores prioritarios para la nación.

En la provincia de Camagüey, de 1 307 cuentas Nauta de navegación y correo internacional abiertas entre enero y junio del 2015, solo en el mes de julio de este año habían ascendido a 3 183 cuentas de ese tipo, según informó a la Agencia de Información Nacional José Flores, especialista comercial de la empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) en el territorio.

Entre otras prioridades mencionó, además, la actividad bancaria por su alto impacto en la población a partir de los múltiples servicios que brinda, entre los cuales sobresalen los nuevos 141 cajeros automáticos instalados en el 2015, con los que suman ya 746 en 53 municipios; el servicio de banca telefónica, con una gran aceptación; la banca remota, que posibilita consultar las cuentas desde cualquier lugar y amplía su empleo sobre todo entre las nuevas formas de gestión económica; y las tarjetas magnéticas, de las cuales operan unos 2, 4 millones en todo el país.

Más de 30 000 tarjetas magnéticas operan en Camagüey y facilitan las operaciones bancarias en pesos cubanos y convertibles, y la compra en las tiendas recaudadoras de divisas, además de aquellas de firmas foráneas, como VISA, que realizan operaciones de moneda extranjera a peso cubano convertible (CUC).

La automatización de los registros públicos para a partir de esa información primaria brindar mejores servicios a la población, la extensión de la televisión digital y su desarrollo fueron otros de los asuntos abordados por el viceministro en la Mesa Redonda, donde se amplió además acerca de la red Infomed, los nuevos servicios de los Joven Club de Computación, las inversiones para mejorar la infraestructura de telecomunicaciones, el desarrollo del software y la estrategia cubana de ciberseguridad.

{flike} {plusone} {ttweet}