Desde enero las ocho unidades empresariales de base (UEB) especializadas en la producción de la gramínea acumulan 13 mil 647 hectáreas con las semillas regadas en los campos, resultado que representa solo el 65 por ciento de lo que se planificó hasta ahora.

De acuerdo con la Empresa Azucarera Camagüey, las entidades Siboney y Carlos Manuel de Céspedes, con un ligero retraso cada una, son las únicas con posibilidades de vencer el plan anual y quizás también la “Cándido González”.

Sin embargo, las cañeras Ignacio Agramonte, Argentina, Panamá y Batalla de Las Guásimas tiene un avance inferior a la media provincial.

Especialistas en el agro cañero consideran que la situación que presenta la siembra limita la intención de la provincia de acortar la depuración de las áreas con rendimientos agrícolas muy bajos o de reincorporar a esta gestión muchas otras sin el cultivo porque se encuentran infestadas de malezas, mayormente marabú.

Tal es la razón por la cual la Empresa Azucarera se propuso plantar en el año 25 mil 111 hectáreas.
Camagüey tiene a los ingenios azucareros Ignacio Agramonte y Panamá sin participar en las zafras por el considerable déficit de la gramínea en sus superficies abastecedoras, y es por ello que en la venidera molienda volverá a operar con cinco de sus siete centrales.

En este momento el territorio cuenta con solo mil 160 hectáreas surcadas, fondo de tierra bajo para acelerar la plantación cuando hay humedad en los suelos por lluvias de las últimas jornadas que brinden mayor seguridad de germinación a las semillas.   

{flike} {plusone} {ttweet}