La institución científica señaló en su último informe del estado de la sequía agrícola que el periodo es históricamente lluvioso, después de pasar julio, etapa interestival, y si bien la probabilidad de aguaceros es alta la consideran menor que en un año medio, aclararon los investigadores.

De enero a julio las lluvias en la provincia fueron inferiores a la media histórica, y en lo transcurrido del 2015 es el quinto con menos precipitaciones de los últimos tres lustros, hasta ahora, de acuerdo con el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos citado por el semanario Adelante.

Un informe del Centro Meteorológico denominado Sistema de Alerta Temprana de la Sequía Agrícola, señaló que en el 68 por ciento del territorio las reservas de humedad en los suelos se encuentran por debajo del 50 por ciento.
La proporción de terrenos que tenían condiciones calificadas de Buenos disminuyó al 12 por ciento, afirmó la institución.

Muestra del estado de la provincia es que los 54 embalses principales del territorio, los cuales abastecen a ciudades, poblados, muchas comunidades rurales y a la agricultura, la ganadería y numerosas industrias, solo acumulan alrededor de la cuarta parte de la capacidad total.

Por la baja humedad de los suelos y la pobre disponibilidad de fuentes artificiales de agua, la siembra y cosecha de arroz en la franja sur apuntan cuantiosas pérdidas, y los planes cañeros también, aseguran expertos.

Especialistas del agro recomendaron en esta situación de baja humedad en los suelos y disponibilidad de agua, realizar los regadíos donde sea posible en horas cuando disminuye la evaporación y en el tiempo y frecuencia mínimos que brinden un resultado satisfactorio en los plantíos. 

{flike} {plusone} {ttweet}