Este plan de rescate se aplicó sobre el vertido de aguas residuales, mitigación de erosión y sedimentación, emisiones atmosféricas, gestión de residuos sólidos, y medidas de fortalecimiento en los controles institucionales, según la versión digital del periódico Adelante.

Jorgelina Moré Fundora, especialista del CITMA en el municipio de Nuevitas, comentó que actualmente la rada es catalogada por los especialistas de Ingeniería Ambiental de Bahías y Costas como saludable, a partir de la calidad registrada en sus aguas.

Aunque, añadió Moré, aun quedan detalles, como el trabajo que debe aplicar la empresa de Recursos Hidráulicos de este territorio en el extremo de la ensenada de Mayanabo, cerca de la comunidad de San Jacinto, donde se vierten aguas albañales al mar.

Cada tres años el Grupo Bahía realiza monitoreos costeros y desde 1997, según un proyecto del Ministerio de Transporte, se aplican estudios sobre la cantidad de hidrocarburos disueltos, producidos por la actividad portuaria y pesquera, índice que en Nuevitas reporta concentraciones moderadas.

Considerada una de los más importantes de Cuba debido a su posición geográfica y movimiento económico, esta bahía padeció de una limitada estrategia de protección sostenible, lo cual implicó daños ecológicos a causa del desarrollo industrial de la ciudad vecina y la explotación pesquera. 

{flike} {plusone} {ttweet}