Hace algunos años, aunque se llegaba al plan anual, había incumplimientos en determinados meses, pero esa situación se revirtió y hoy está garantizada la sostenibilidad de la entrega del vital líquido al sistema de salud, explicó a la AIN Yoanka Fernández, directora de la institución.

  Con 30 mil extracciones programadas para este año, además de tributar a la disponibilidad de transfusiones en la asistencia sanitaria, los más de 11 mil donantes voluntarios en Camagüey responden a diferentes programas como los de plasmaféresis, tromboféresis, y donaciones de reserva.

  En el caso de la plasmaféresis, el banco de Camagüey destaca no solo por la cantidad de la entrega, unos tres mil 700 litros en lo que va de 2015, sino también por cumplir estrictamente parámetros de calidad como el peso, la coloración y la documentación, acotó la doctora Fernández.

  Mediante ese procedimiento se obtiene el plasma o componente líquido de la sangre, para la fabricación de hemoderivados como factor de transferencia, albúminas humanas y gammaglobulinas.

  La directora del Banco de Sangre refirió como positivos los  resultados en la tromboféresis o extracción de plaquetas, vital para reducir de 10 a solo una las transfusiones necesarias por cada vez que requieran tratamiento pacientes aquejados de alguna insuficiencia de ese componente, como los de leucemia, por ejemplo.

  Explicó que existe una reserva de los grupos sanguíneos controlados, según el sistema de tipificación ABO instituido por el biólogo austriaco Karl Landstainer, por la dificultad que supone encontrar personas con los antígenos A, B y O negativos, B positivo y AB positivo y negativo.

  En homenaje al natalicio de ese científico, el 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre, persona que en Cuba no recibe ninguna retribución económica y realiza esta acción como un gesto voluntario y altruista.  


{flike} {plusone} {ttweet}