CAMAGÜEY. - La escuela pedagógica Nicolás Guillén Batista de esta ciudad prevee un plan de ingreso para el próximo curso escolar de 635 plazas para jóvenes de toda la provincia que culminan la enseñanza secundaria y desean convertirse en maestros primarios.

Hasta el momento, 568 de esas plazas ya han sido otorgadas, lo que se ha convertido en una de las mejores cifras de los últimos años de la escuela. Eso, más los 313 jóvenes que se gradúan de maestros este curso, es un indicador de la ligera mejoría que se evidencia ya en los resultados de las estrategias a nivel provincial para garantizar la cobertura docente.

El vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros Roberto Morales Ojeda visitó este miércoles la escuela pedagógica, en la que intercambió con su consejo de dirección, pero también con otros profesores y alumnos.

Su director, Idalberto Reyes Porro, dio a conocer al alto dirigente cubano las principales características de la escuela, sus fortalezas, y también cómo se enfrentan las principales problemáticas que puedan surgir. Sin embargo, sigue siendo casi la prioridad más importante el cómo hacer que la vocación pedagógica surja en más jóvenes con aptitud para ello. Justo ahora, 1 506 muchachos y muchachas de la provincia estudian en la Nicolás Guillén.

"Nosotros no venimos a inspeccionar", dijo Morales Ojeda en alusión a la segunda visita gubernamental que tiene lugar este miércoles en Camagüey. "Venimos a intercambiar, a escuchar opiniones, a ver en qué podemos ayudar", comentó a los estudiantes, con los que también conversó de sus preocupaciones cotidianas y de temas actuales de la política internacional.

Así fue también su visita al Instituto Politécnico Ferroviario Cándido González Morales, donde estudian 1 266 jóvenes para convertirse en técnicos medios u obreros calificados en 20 especialidades.

Allí, como en la escuela pedagógica, Roberto Morales Ojeda instó a los estudiantes a continuar superándose a mediano y largo plazo, hasta alcanzar los títulos de másteres o doctores si ello contribuyera a su futuro desempeño laboral.

El director del instituto, Omar Hernández Guerrero, dio a conocer que el principal problema que enfrenta el centro actualmente es garantizar los 42 profesores ausentes de las aulas a su cargo. El vicepresidente cubano lo invitó a negociar la posibilidad de que profesores universitarios de las ciencias técnicas impartan clases en los laboratorios, aulas especializadas y talleres del instituto, lo que podría mejorar la calidad del claustro y la formación de los alumnos. Asimismo, se interesó por las condiciones de vida de los 124 jóvenes que permanecen internados en la residencia del centro, por ser oriundos de otros 11 municipios camagüeyanos.

La visita gubernamental a centros de diferentes enseñanzas es una prueba más del interés del Gobierno Revolucionario de garantizar para todos y todas una educación gratuita y de mayor calidad cada vez más, aseguró el vicepresidente.

Este miércoles, Morales Ojeda continúa de recorrido por varias instituciones de la salud y la educación en la provincia, como parte de la segunda visita del Consejo de Ministros a Camagüey, encabezada por el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez.