CAMAGÜEY.- De una manera sui géneris, el museo Quinta Simoni, celebró este 18 de abril el Día Internacional de los Monumentos, Camagüey 2019, bajo los auspicios de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos y de la Oficina del Historiador de la Ciudad, con el sugerente nombre: Ruta histórico-cultural: Una casa: Dos familias.

Personas amantes del patrimonio tangible e intangible participaron en un recorrido iniciado en la antigua tenería Carrión y que continuaría luego por la sala de historia de la Quinta Simoni, Plaza de La Habana, desde donde se divisó el círculo infantil Amalia Simoni (antigua Creche) y el puente de San Lázaro, lugares vinculados a las familias Simoni-Argilagos y Lafuente Salvador.de

Sibeli Celidor García, directora del Museo Quinta Simoni, dijo que por dedicarse este año el Día a los paisajes rurales se escogió este tipo de ruta. Añadió que remotándose al siglo XIX toda el área era una vegetación rural que con el desarrollo urbano de la ciudad la instalación está en un espacio público.

“En el momento que estabámos hablando era la entrada fuera de Camagüey. La calle General Gómez era Santa Ana, donde se accedía y salía de Puerto Príncipe, la vía de comunicación más importante para tener contacto con el resto del país para occidente y el oriente en la época”.

El suegro de Ignacio Agramonte, José Ramón Simoni Ricardo, era uno de los más importantes terratenientes y ganaderos del Camagüey principeño, no solo por la cantidad de dinero y las posiciones, sino también por su intelecto, un hombre adelantado para su época, además de médico de renombre tuvo mucho influencia en su familia y en la cultura camagüeyana y cubana.

Celidor García sostuvo que fue el primero que habló de apicultura, incluso, publicó en 1865 un ensayo sobre la especialidad en Cuba y en Camagüey, mucho antes de que se hablara del manual del apicultor. Llegó a ser socio de la Sociedad de Apicultura francesa, perteneció a la Logia Tínima 16, institución que en Camagüey aportó 72 de los 76 alzados en Las Clavellinas el 4 de noviembre de 1868.

El programa incluyó la premiación del concurso por la protección de monumentos, dirigido a la enseñanza primaria y secundaria, la exposición de trabajos dedicados a monumentos desde diversas aristas, entre otras actividades, incluidas en territorios como Sibanicú, Nuevitas, Florida, Minas, Santa Cruz del Sur, Vertientes, Esmeralda, Guáimaro, Najasa y Céspedes.