CAMAGÜEY.- En masiva representación la dirección de la Asamblea Provincial del Poder Popular y sus trabajadores firmaron este jueves un documento encabezado por la frase ¡Manos fuera de Venezuela!, en total condena a la escalada de presiones del gobierno de los Estados Unidos contra la República Bolivariana y el gobierno constitucional de esa nación.

Jorge Enrique Sutil Sarabia, miembro del Buró Provincial del Partido Comunista de Cuba, expresó que dicha iniciativa se extenderá a otras instituciones y a las comunidades, como forma de patentizar el respaldo de los cubanos al legítimo presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, y a su pueblo.

Por su parte, Isabel González Cárdenas, presidenta de la APPP, dio lectura a la Declaración del Gobierno Revolucionario Cubano que convoca a la comunidad internacional a movilizarse para impedir que se consume dicha pretensión injerencista.

González Cárdenas agregó que en las redes sociales de Internet se intenta posicionar una matriz de opinión contraria a lo que realmente ocurre en Venezuela, con el objetivo de disfrazar de “crisis humanitaria” el férreo bloqueo que Estados Unidos ha impuesto a ese país y llamó a desmantelar con la verdad esta campaña de tergiversación.

“Es una situación bastante peligrosa para nuestra región. Los países de América Latina necesitan ser libres y continuar la lucha de Chávez, del Che y de Fidel, a favor de su bienestar. Cuba siempre se ha unido a la defensa de las mayorías en busca de la paz y la libertad”, dijo Luis Peña, especialista en Planificación.

Para la abogada Yudilka Ferrales se trata de una violación de la legitimidad en Venezuela y “estamos de acuerdo con cada uno de los elementos aportados por el Gobierno Cubano en su Declaración donde se denuncia la estratagema de la administración norteamericana, por lo que pedimos el apoyo de otros países del mundo para impedir una intervención yanqui en Venezuela”.

Tal y como expresa la Declaración del Gobierno Revolucionario Cubano, Estados Unidos intenta eliminar el obstáculo mayor que representa la Revolución bolivariana y chavista para el imperialismo yanqui en Latinoamérica y el mundo, y a la vez adueñarse de sus grandes reservas de petróleo, certificadas como las mayores del planeta.