Foto: Rodolfo Blanco Cué/ACNFoto: Rodolfo Blanco Cué/ACNCAMAGÜEY.- Para Isabel Cristina Fernández González recibir en esta ciudad la Distinción Rafael María de Mendive, por sus méritos durante más de dos décadas en el sector educacional en la provincia de Camagüey, constituye más que un privilegio, un compromiso.

En declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias, la educadora destacó en primer lugar ser consecuente con el ejemplo y el legado de la obra del excepcional pedagogo cuyo nombre lleva el reconocimiento, y quien fuera maestro de José Martí, Héroe Nacional de Cuba.

Asumo esta distinción, dijo, con mayor espíritu de trabajo y sacrificio para seguir entregando lo mejor de mí a la enseñanza de las nuevas generaciones.

Junto a Isabel Cristina, otros educadores camagüeyanos resultaron homenajeados en el Salón de Protocolo Nicolás Guillén, de la Plaza de la Revolución Mayor General Ignacio Agramonte, de esta urbe.

Entre ellos recibieron la Distinción Hijo Ilustre de la provincia de Camagüey, Marisela de la Caridad Martínez Marin, Osdenni Hernández Navarro, Cristina Marilín Becerra Hernández y Tania Oramas Ramos.

La Orden Frank País de Primer y Segundo grados, conferida por el Ministerio de Educación (MINED), la obtuvieron 15 educadores destacados, mientras la Medalla José Tey, se entregó a una docena de pedagogos.

En reconocimiento a sus méritos y a la labor realizada en el enriquecimiento de la educación, en la promoción del trabajo educativo en el país, y por mantener una actitud ejemplar y consecuente con los principios revolucionarios, otros 10 docentes ganaron la Distinción Por la Educación Cubana.

La Distinción Rafael María de Mendive fue otorgada a cinco trabajadores del sector con 20 y 25 años de labor, a la vez que la Medalla de Trabajador Internacionalista del MINED, la obtuvieron Ysnel Pérez Cepero, María Soto Arzola y Pedro Costilla Tan.

Al concluir la ceremonia, Damara Sánchez López, miembro del Buró Provincial del Partido en la provincia, destacó la contribución de los agasajados a la formación de varias generaciones de camagüeyanos en el orden ético, moral y cognoscitivo.