CAMAGÜEY.- La Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC) está en congreso y previo a su octava cita nacional, sesionó este lunes la asamblea del municipio cabecera, un espacio de debate diseñado para buscar las vías de aportar más al desarrollo.

Coincidiendo con el día del Economista, se reunió una representación de los más de 1 800 afiliados en el municipio con el objetivo de analizar el funcionamiento de la organización en los últimos cinco años.

A su vez, los presentes hablaron sobre sus mayores desafíos en la implementación de los lineamientos aprobados en el VI Congreso del Partido y aportaron ideas para eliminar las deficiencias de la Empresa de Comercio, responsable de más del 80 % de los ingresos que se destinan al presupuesto local.

Otro de los temas que ocupó la agenda de estos profesionales fue la insuficiencia en la aplicación del control interno, debido en muchos casos a los bajos salarios. En ese punto las recomendaciones giraron a favor de revitalizar la estimulación a los trabajadores y fortalecer el vínculo con los muchachos que estudian la carrera en la universidad.

Asimismo, se definieron las líneas de trabajo a seguir en la próxima etapa. Entre ellas: potenciar la capacitación y superación del personal que labora en las empresas, contribuir al logro de la eficiencia, al incremento de las producciones y al desarrollo local y buscar alternativas efectivas para la incorporación de más jóvenes al sector.

El encuentro, efectuado en el Centro de Convenciones Santa Cecilia, fue el escenario propicio para elegir a los delegados al congreso provincial y al comité nacional, así como para reconocer la labor de los distritos y secciones de base en aras de perfeccionar la infraestructura económica del país.