Mercedes Fonseca Fuentes es una de esas mujeres camagüeyanas empoderadas. Foto: Orlando Durán Hernández /AdelanteMercedes Fonseca Fuentes es una de esas mujeres camagüeyanas empoderadas. Foto: Orlando Durán Hernández /AdelanteCAMAGÜEY.- En la actualidad más de seis mil mujeres camagüeyanas se han integrado a la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) en la provincia, cifra que ha crecido en tres mil durante los últimos tres años, aunque no todo a lo que se aspira, e indica la progresiva independencia económica y el empoderamiento de esas féminas que antes solo eran “las hijas de mengano o las esposas de sultano”.

Según explicó recientemente a la prensa Aida Díaz Figueredo, presidenta de la ANAP en el territorio, el funcionamiento de las Brigadas FMC-ANAP, que lideran de conjunto con la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), ha ayudado en ese sentido, además de impulsar el incremento de mujeres en cargos de dirección y en el trabajo social que realizan.

Díaz-Figueredo agregó que “se debaten muchos temas que preocupan a las mujeres, sobre todo con aquellas que son madres, hermanas e hijas de campesinos, y no tienen vínculo laboral o estudiantil. Con ellas –agregó-, conversamos sobre la necesidad de su incorporación a labores productivas para alcanzar la equidad de género y para su propio bienestar y realización personales; y también discutimos sobre la violencia de género, el embarazo en la adolescencia, y sobre todo aquello que preocupa y ocupa a las mujeres”.

Por su parte Anielka Fernández del Monte, presidenta de la FMC sobre el tema apuntó: “Es indudable que hemos alcanzado mucha más autonomía económica y podemos decir que hay féminas empoderadas, pero en compartir los quehaceres de la casa aún estamos muy lejos de lo que necesitamos. La organización tiene que continuar abogando por la equidad de género porque, aún con todas las políticas del Estado Cubano para lograr la igualdad de oportunidades, persiste la discriminación y los prejuicios sobre el rol y las capacidades de la mujer”.