JARONÚ, ESMERALDA.- Hace cinco años que este Consejo Popular mantiene en cero su mortalidad  infantil y materna, ni la fuerza del poderoso huracán Irma detuvo el trabajo en este sector para mantenerlo y lograr nuevas victorias.

Un año después la infraestructura de la Salud en el área viste mejores galas con un nuevo consultorio y un remozado y ampliado policlínico.

El “Narciso Pérez Gross” cuenta ahora con cuatro camas para ingreso y dos en observaciones, además de servicios de refracción, laboratorio clínico, Rayos X, ultrasonido y dos sillones de estomatología.

“Tenemos también —comentó el Dr. Alexis Pedroso Pedroso, director de la instalación—, consultas de medicina interna y ginecobstetricia con especialistas que vienen de Esmeralda y una sala de urgencias equipada hasta para atender a pacientes infartados. El mayor cambio que se ha dado desde Irma es la apertura del servicio de rehabilitación que por el momento brinda terapias de infrarojos, calor y masajes, una consulta de fisiatría a la semana y un técnico que hace terreno para atender a quienes no puedan desplazarse hasta la unidad.

“Diez abuelos de la comunidad fueron beneficiados con la apertura de una casa para ellos. Allí están de 8:00 a.m.  a 4:30 p.m. con actividades recreativas, deportivas y culturales para mantenerlos activos y útiles, y se les brinda todas las meriendas y comidas del día”.

Antes y después de Irma es una prioridad la atención de los más de 9000 habitantes desde Jiguey hasta Palma City que reciben atención médica en Jaronú.