CAMAGÜEY.- A la edad de 83 años falleció en la ciudad de Cienfuegos el destacado combatiente revolucionario Gregorio Junco Díaz, participante en las luchas estudiantiles en la ciudad de Camagüey junto a Jesús Suárez Gayol y otros jóvenes que se enfrentaron a la oprobiosa dictadura de Fulgencio Batista.

Muchas fueron las acciones en las que participó en Camagüey, como la del 13 de febrero de 1955 durante una manifestación, para conmemorar el aniversario de la muerte de Rubén Batista, que se dirigía en peregrinación hacia el cementerio local para depositar una ofrenda floral a Mario Aróstegui, obrero ferroviario y primer mártir del Movimiento 26 de Julio en Camagüey.

Según testimonios de compañeros de lucha, la Policía disolvió el grupo y lograron detener a Gayol y a Junco, quien con los años se incorporó al Ejército Rebelde y fue fundador del Movimiento 26 de Julio en Camagüey. Posteriormente, durante su permanencia en las Fuerzas Armadas Revolucionarias, alcanzó el grado de coronel.

Junco sobresalió por una destacada participación en la captura de bandidos en la zona montañosa de la región central del país, permaneció en la primera línea de combate durante la invasión mercenaria por Playa Girón y la Crisis de Octubre, y asumió por tres lustros la responsabilidad de la Dirección de Organización y Movilización del Minfar.

Mostró siempre orgullo de que la Asamblea Provincial del Poder Popular de Camagüey le otorgara la condición de Hijo Ilustre.
El 19 de enero del 2017, en su propio domicilio de la Perla del Sur, le fue impuesta la Medalla 60 Aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, en ceremonia presidida por la máxima autoridad política de este territorio, gesto que sintetiza su afán de contribuir a la liberación del país, desde las filas del Ejército Rebelde en tierras agramontinas.