NUEVITAS, CAMAGÜEY.- Ni las altas temperaturas, ni los implacables rayos del sol, parecen suficientes para que las personas desistan de las tentaciones marinas de este norteño municipio, cuyo borde costero es asaltado cada verano por un verdadero enjambre de bañistas.

Su privilegiada ubicación le hace necesario punto de concentración de residentes locales y de otros foráneos, quienes acuden a las playas no solo a dorarse la piel, si no también a buscar algún antídoto efectivo a un calor que cada año muchos consideran sin precedentes.

Carlos Luis, un chico de 8 años, dice sentirse muy contento cada vez que sus padres le invitan a la playa. “Todavía no nado muy bien, pero me gusta el agua, y me cuesta mucho trabajo salir de ella. Si por mí fuera, no salía hasta la hora de regresar a la casa”, dice, mientras salpica su rostro una ola repentina.

Unos jóvenes, María López y Carlos Gómez, añoran la llegada del “verano”, “no solo porque descansamos algunas semanas del ajetreo del hogar y de los estudios, sino porque siempre nos hace bien la brisa marina, algún que otro poquito de sol, y encontrarnos con amigos", dice Carlos.

Pero el mar tiene sus adeptos en aquellos que ya han visto pasar su juventud. María Jiménez, ya frisa los 70, y dice sentirse feliz sentarse en la orilla y dejarse “humedecer” por la corriente que llega a sus pies.

“Cuando joven iba cada vez que podía a la playa. Es algo muy relajante, ahora sobre todo que la vida es muy estresante. Estos días los aprovecho al máximo, porque me permiten dejar un poco los trajines de una abuela que tiene que estar atento a todos los detalles con los hijos y los nietos".

Y lanza un largo suspiro, que no sabe es el resultado del choque del salino líquido, o de las remembranzas de una juventud perdida en el tiempo.

La variedad de ofertas es otro punto favorable, algo que usualmente no llena las expectativas, sin embargo, las previsiones no han fallado y es apreciable el esfuerzo realizado por las autoridades locales para que el verano sea pleno, mas cuando parece que el sol..camina a nuestras espaldas.