CAMAGÜEY.- Esta provincia sumará próximamente otros tres parques fotovoltaicos, además de los tres ya existentes, al aporte de electricidad al Sistema Electroenergético Nacional (SEN) mediante fuentes renovables de energía (FRE).

Los que tributan al SEN desde Camagüey, hasta el momento, se encuentran ubicados en la circunvalación de la ciudad cabecera, y en los municipios de Sierra de Cubitas y Guáimaro.

Con ocho mil 800 paneles, el parque de Imías, en Sierra de Cubitas, es el mayor de los hasta ahora posicionados en el territorio, y posee una potencia de 2,2 megawatt (mw), con capacidad para generar 10 mw/hora diariamente, si las condiciones del clima favorecen una adecuada radiación solar.

Según datos facilitados recientemente por especialistas de la Empresa Eléctrica de Camagüey, los parques en construcción tendrán una capacidad similar al de Imías, y se ubicarán en los municipios de Minas y Sierra de Cubitas, y en las afueras de esta urbe.

Además de los parques sincronizados al SEN, en Camagüey se emplearon más de mil 900 paneles solares para la electrificación de viviendas aisladas en comunidades sin los requerimientos para insertarse en la red nacional.

En Cuba se trabaja para que en 2030 el 24 por ciento de la matriz energética del país se obtenga a partir de las FRE y, además de la fotovoltaica, también se explota la biomasa cañera, la energía eólica y la hidroenergía.

Datos publicados por la organización no gubernamental (ONG) CUBASOLAR referencian las principales líneas en las cuales trabaja el país, y el empleo de la luz solar ocupa uno de los primeros lugares, pues ese astro es capaz de aportar a la Tierra, en un día, la energía consumida en un año entero.

Los valores de radiación del sol que recibe Cuba son buenos cuando se comparan con otras naciones europeas, por ejemplo, donde esa alternativa tiene un alto nivel de aplicación, por ello se le considera como una de las de mayores potencialidades.

Su uso, además, permite reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y otros gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global.

En el mundo las FRE ganan mayor protagonismo cada vez, pues además de reducir considerablemente la contaminación del medio ambiente por la quema de combustibles fósiles, son más sustentables económicamente, luego de la inversión inicial en tecnologías.