CAMAGÜEY.- El vicepresidente del Consejo de Ministros, Ulises Rosales del Toro, recorrió durante tres días lugares de interés económico y social de la provincia. En cada sitio visitado enfatizó el reclamo del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, de alcanzar más eficiencia y resultados en la producción de alimentos y la prestación de los servicios a la población.

Rosales del Toro inició su estancia en Camagüey por la fábrica de quesos de Sibanicú, y en la capital provincial sostuvo un intercambio con directivos y trabajadores de la de Leche en Polvo que desde su puesta en marcha no ha estabilizado la elaboración del alimento concentrado ni la mantequilla planificados por problemas tecnológicos, déficit de materia prima e inestabilidad de la fuerza laboral debido a los baches productivos.

En Leche en Polvo conoció, además, de las gestiones inversionistas y de piezas de repuesto que se realizan para garantizar el funcionamiento tecnológico de procedencia china y el completamiento del personal capacitado, pues de los 47 técnicos adiestrados para operar los equipos, la mayoría ha migrado hacia otros trabajos mejor remunerados. Rosales del Toro insistió en la capacitación de los jóvenes y en la búsqueda de nuevos surtidos para incrementar las producciones y elevar los salarios del colectivo.

Conoció avances en la diversificación productiva con destino a disminuir importaciones en la UEB César Escalante, de la Empresa Cárnica. Tras recorrer los corrales donde se concentran los animales para el sacrificio, advirtió sobre el alto número de novillas y hembras que envía la Agricultura al Cárnico de Camagüey, lo cual —enfatizó— pone en peligro el crecimiento futuro de la masa ganadera.

El Vicepresidente del Consejo de Ministros se reunió con directivos de la Dirección Provincial de Justicia, encabezados por su titular Pilar Varona. Allí, pese a las limitaciones de recursos materiales, insistió en agilizar la atención a la población en los trámites del Registro Civil y las notarías, mejorar las instalaciones con los recursos disponibles, preparar y calificar al personal para los avances de la informatización y, con el legado del abogado Fidel Castro Ruz, defender la Revolución con la justeza y equidad de las leyes.

En la Empresa Pesquera centró su interés en las potencialidades aún no explotadas para volver a las cifras de captura superiores a las 5 000 toneladas anuales. Precisó la necesidad de cumplir los planes de la “siembra” de alevines, ejecutar las inversiones previstas para ampliar las producciones derivadas del pescado fresco y elogió lo logrado en la industria Estrella Roja, después de recorrer sus líneas de procesamiento industrial.

CUMPLIR LAS ENSEÑANZAS DE FIDEL

Los resultados productivos a partir del programa de alimentación animal que el Líder de la Revolución diseñó y puso en práctica Rosales del Toro los constató en las unidades de la Empresa Bufalina de Camagüey. La siembra de plantas proteicas para enfrentar la carencia de pienso industrial importado, principalmente en el período seco, da tanta carne como leche si de verdad se siguen las orientaciones de Fidel, recalcó en más de una ocasión.

En La Nenita y la Unidad Escuela La pista, de la UEB La Luz, la moringa, la thitonia, la morera, el pasto yacaré, el king grass y la caña permiten incrementar las producciones de leche y carne, aunque Rosales del Toro aconsejó cosechar las plantas proteicas y el forraje fresco en su momento óptimo y guardar reservas ensiladas para el período árido (octubre-abril) en cada una de las 17 vaquerías y centros estabulados de la empresa.

Otra observación que dejó la visita a los ganaderos bufalinos fue recuperar el alto número de áreas vacías invadidas de marabú, mejorar el manejo de la masa de becerros (terneros) bubillas (novillas), búfalas en ordeño y sementales, para aumentar la masa total, y enviar los machos de ceba al sacrificio con no menos de 370 kilogramos de peso.

El miércoles, último día de la visita, el vicepresidente del Consejo de Ministros recorrió las Cooperativas de Producción Agropecuaria cañeras Eduardo Chibás, en Las 500, Vertientes, y la José Ramón Sánchez, de Santa Cruz del Sur, ambas con altos rendimientos de caña por hectárea en secano y destacados resultados en la ganadería y los cultivos varios.

Al filo del mediodía llegó a la comunidad Cuatro Esquinas, Consejo Popular Forestal-Cuatro Caminos, en Santa Cruz del Sur, sede de la "José Ramón Sánchez", donde su presidente, Carlos Masid Castejón, respondió las interrogantes sobre las perspectivas cañeras, la producción de alimentos agropecuarios y los cultivos varios.

La CPA dispone de 1 103,8 hectáreas, la mitad dedicada a la agricultura cañera que envía para el central Batalla de Las Guásimas, en Vertientes, y promedia sobre las 45 toneladas por caballería en tierra sin regadío, al tiempo que sus socios trabajan en el mejoramiento genético del ganado mestizo, cebú, al Siboney lechero y la siembra de plantas nutritivas para elevar la producción láctea.

Invitado por el también diputado, Masid Castejón, a su finca El Corojo, Ulises Rosales del Toro apreció los avances de la actividad ganadera de la cooperativa, mas alentó a su presidente y campesinos a continuar con el programa del Comandante en Jefe en la siembra de plantas proteicas que deben ser segadas en primavera y procesadas como alimento animal, como ensilaje para el período seco y en el desarrollo ovino-caprino, la cría de conejos y otras especies estabuladas que producen carne en corto tiempo.

También dialogó sobre las posibilidades ya iniciadas en la comunidad de Cuatro Esquinas, de construir viviendas de Tipología Cuatro (tablas de palma y guano), resistentes a los embates de huracanes, para los campesinos de la zona que lo necesitan.

Antes de marcharse de Camagüey, dijo que el proyecto ideado por Fidel debe cumplirse como él lo concibió, porque ha demostrado su eficiencia en momentos en que el país lo necesita para aumentar y diversificar la alimentación del pueblo a través de las producciones agropecuarias.