CAMAGÜEY.- De muy positiva consideró la participación del pueblo camagüeyano en la recuperación del fondo habitacional, el integrante del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, General de Cuerpo de Ejército, Ramón Espinosa Martín.

Acompañado por Jorge Luis Tapia Fonseca, miembro del Comité Central del PCC y su primer secretario aquí, el jefe de la Región Estratégica Oriental, sostuvo dos días de intercambios con autoridades y pobladores en los municipios de Nuevitas, Florida y Camagüey, territorios donde se concentran la mayoría de las 43 mil 338 viviendas dañadas total o parcialmente y de las que ya se han recuperado más de 18 mil, que representan el 42 por ciento de las afectaciones.

“Están trabajando fuerte en todos los lugares – dijo Espinosa, y en tono jocoso agregó – pero donde más entusiasmo se aprecia es en Florida, donde laboran intensamente en varias obras, y esto es muy lógico, pues conquistaron en dura pelea con el resto de los municipios la sede de la efemérides por el Día de la Rebeldía Nacional”.

El también Héroe de la República de Cuba y Viceministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), junto a otras autoridades políticas y gubernamentales,visitó en el municipio cabecera las comunidades de Las Palmas, Benito Viñales de la Rosa y Los Coquitos, tres lugares de la ciudad donde se construyen confortables viviendas para las familias damnificadas por el intenso huracán.

En la antigua Escuela de Capacitación de Cuadros para la Agricultura, actual comunidad de Las Palmas trabajan en 42 casas, de las cuales 16 ya están habitadas por familias de la capital provincial y de Jimaguayú, y construyen una tienda de productos industriales, sala de video y recreación y otros locales para hacer más placentera la vida a sus moradores. En la Benito Viñales, contigua al reparto Santayana están en ejecución otras 48 viviendas, 14 de ellas antiguos locales adaptados en los que ya residen varias familias.

Los Coquitos, la mayor comunidad para familias que perdieron sus hogares, primero con el ciclón Ike y recientemente con Irma, comenzó a construirse hace unos 10 años y ya cuenta con más de 900 casas habitadas. Allí laboran en la cimentación de varios objetos de obra, donde sobresalen una escuela, un consultorio del médico y la enfermera de la familia, un área para la prestación de servicios y una parada de ómnibus.

Solo el huracán Irma afectó a más de 43 mil 300 viviendas a su paso por esta provincia cubana, y hasta el cierre del mes de mayo se había solucionado más del 40 por ciento de esa cifra.