CAMAGÜEY.- La provincia sobrecumple durante seis años consecutivos sus compromisos de donaciones de sangre, un gesto altruista que beneficia a alrededor de una decena de miles de pacientes anualmente en el territorio.

Solamente de plasma –componente líquido de ese fluido-, el Banco de Sangre Provincial ha aportado a la industria biofarmacéutica unos mil 500 litros hasta el cierre de mayo, para la producción de factor de transferencia, albúminas humanas y gammaglobulinas.

Nilda Rosabal Milanés, jefa del Departamento de Plasmaféresis en la citada institución, comentó a la ACN que Camagüey es uno de los territorios más sobresalientes en ese programa, sostenido por un destacamento de 340 donantes especiales que solo aportan ese componente en cada transfusión.

El resto de los elementos sanguíneos se le reintegran al organismo durante la propia donación, gracias a las modernas máquinas de plasmaféresis automatizada, instaladas en el Banco de Sangre Provincial desde inicios de 2017, añadió la especialista.

Camagüey también sobresale en las donaciones voluntarias, con más de 12 mil 700 en lo que va de año, y destinadas fundamentalmente a la asistencia médica para cubrir la demanda de eritrocitos (glóbulos rojos), plaquetas y plasma.

A diferencia de algunos países donde esa iniciativa es remunerada, en Cuba es un acto voluntario y completamente altruista, que se incentiva a través de organizaciones comunitarias, centros laborales, universidades y otros.

Cada 14 de junio, Día Mundial del Donante de Sangre, las personas que se dedican a ello reciben un amplio reconocimiento social.

La efeméride se instituyó en homenaje al natalicio del biólogo austriaco Karl Landstainer, que estableció el sistema de tipificación ABO para los grupos sanguíneos, y la jornada para su celebración comenzó en Camagüey con una donación masiva voluntaria en una de las áreas de salud de esta ciudad.