CAMAGÜEY.- El recuerdo al Che y la creencia permanente en su postulado matizó hoy el comienzo de la XV Conferencia Internacional de Ciencias Económicas y Empresariales, que con la asistencia de más de 100 delegados nacionales y extranjeros tiene lugar hasta el jueves en el Centro de Convenciones Santa Cecilia.

El Doctor en Ciencias Oliek Goonzález, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte, en las palabras de apertura del evento recordó el ejemplo que irradia el Guerrillero Heroico, a menos de cuarenta y ocho horas de cumplirse los 90 años de su natalicio.

La conferencia, auspiciada por esa dependencia de la Universidad y la Asociación de Economistas y Contadores de Cuba, reúne a académicos, docentes, estudiantes, empresarios de diferentes territorios del país y representantes de las universidades mexicanas de Guadalajara, Veracruz, Centro Universitario del Sur y de la autónoma de Traxcala.

Interesante resultó la conferencia: Desafios de las Ciencias Económicas para el desarrollo, ofrecida por la Dr.C Ángela Palacios Hidalgo, profesora titular, quien abordó el carácter monoproductor de la economía cubana y la alta dependencia con Estados Unidos antes de 1959, más las principales transformaciones desde la toma del poder revolucionario hasta la fecha.

La disertante manifestó, desde su óptica personal, que el mayor desafío a escala nacional es el aporte desde la ciencias de mecanismos de implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, así como la evaluación de sus impactos.

Junto a lo anterior, lograr que la economía empresarial propicie dinamizar la innovación y motivar a los trabajadores para participar en los procesos, con la implicación de una serie de pasos relacionados con el desarrollo de las investigaciones, el valor de lo intangible, el mercado, como propiciador de resultados positivos en el marco de la competencia, sin descuidar el cierre efectivo del ciclo: investigación-innovación-producción.

La conferencista dijo que los economistas deben preguntarse, si el proceso es evidente en la industria farmacéutica y biotecnológica, cómo en otros sectores no es posible.

La visión de ella, enriquecida del intercambio con colegas, consultas bibliográficas y asumida de la misma práctica, la lleva a plantear como otro desafío la conveniencia de implantar formas organizativas más flexibles y estudiar sus dimensiones.

Otro reto es el aporte de instrumentos y procedimientos para perfeccionar la planificación y control que acompañan la necesaria descentralización de la economía.

Acompañan a esta proyección, el papel de las universidades, incluidas las locales, en la formación del personal competente en el campo económico. “La discusión de la cultura económica es importante para seguir avanzando”, puntualizó la oradora.

El programa previó para la sesión matutina y vespertina un panel sobre la vinculación: Universidad-Empresa-Gobierno, más el trabajo en comisiones acerca de la gestión contable y financiera, así como las experiencias estudiantiles en las ciencias afín.

En la jornada inaugural se le entregó un reconocimiento al Dr. C Néstor Álvarez Álvarez, quien durante varios años, de los cuarenta y seis de fundada la facultad, estuvo al frente de ese órgano docente.