CAMAGÜEY.- En 16 mil kilómetros cuadrados de esta centro-oriental región cubana sobresale el yacimiento de cromo ubicado al norte de la principal ciudad, de donde se pretende extraer unas 15 000 toneladas de arena este año.

La Unidad Empresarial de Base Cromo de Camagüey es la responsable de la actividad minera en la región que tiene la intención de llegar a producir para la exportación otras 15 toneladas de cromo rajón; una parte de las mismas dirigidas al mercado nacional.

Los especialistas consideran que el yacimiento de la zona conocida como Altagracia, ubicada a 15 kilómetros al norte de la ciudad de Camagüey, podría permanecer en explotación otras dos décadas, gracias a sus reservas que permite uno de los trabajos de extracción más sostenidos en toda la mayor de las Antillas.

En la actualidad no existen en América Latina otros yacimientos de cromo en extracción, lo que convierten a este de Camagüey en punto de mira de empresarios chinos, quienes planean construir una planta de cromo concentrado con tecnología del gigante asiático.

La planta permitiría la extracción del cromo sin adherencias de otras sustancias; el mineral concentrado en el mercado internacional está valorado actualmente en 400 dólares la tonelada.

Otras zonas de las provincias de las Tunas y Camagüey también figuran en el campo de acciones de la Empresa Geominera Camagüey, que consolida importantes operaciones en Oro Jacinto, en Guáimaro, y Oro Golden Hill, en Jobabo, más al oriente.

Además de las operaciones dirigidas al cromo, la ciencia y tecnología de un grupo de profesionales en esta región se pone actualmente a disposición de la meseta de San Felipe, con el objetivo de explotar la prospección niquelífera de la zona.

La reserva de San Felipe, ubicada al norte de la principal ciudad de la provincia, dispone de unos 110 kilómetros cuadrados de altas concentraciones del mineral en las áreas estudiadas por profesionales de diversas instituciones, adscritas al Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente de Cuba.