CAMAGÜEY.-La preparación de los terrenos para el proceso de resiembra, y la atención inmediata a las parcelas de organopónicos y huertos, son acciones que se desarrollan en la provincia para recuperar las áreas agrícolas dañadas por las intensas lluvias.

A causa de los eventos hidrológicos de los últimos días se afectaron mil 410.3 hectáreas (ha) de cultivos varios y hortalizas en todo el territorio, declaró a la ACN Javier Rodríguez Guerrero, jefe del Departamento Agrícola de la Delegación provincial del Ministerio de la Agricultura.

El maíz, la yuca y el frijol fueron las siembras con más impactos con 407.6 ha, 219 ha y 112.6 ha perdidas, por ese orden, además del boniato, a lo que siguen unas 375.5 ha de hortalizas dañadas en toda la provincia, principalmente de lechuga, acelga y calabaza, explicó el directivo.

También se perjudicaron unas 27 hectáreas de papaya, y 26.6 ha de plátano vianda de fomento, es decir pequeñas plantas con poco tiempo de sembradas con vistas a los programas de recuperación.

Al respecto comentó que los municipios con mayores incidencias por el exceso de precipitaciones en la parte agrícola de los cultivos entre viandas, frutas y vegetales son Najasa, Esmeralda, Sierra de Cubitas, Nuevitas y Carlos Manuel de Céspedes donde también se registraron los más altos volúmenes de lluvias para el mes.

De igual forma se refirió a los perjuicios ocasionados en el sector arrocero a 223.5 hectáreas, principalmente en los municipios de Florida y Santa Cruz del Sur.

Rodríguez Guerrero explicó que para aminorar las pérdidas previamente, se cosecharon todos los cultivos que ya estaban listos para ese proceso, entre los que destacó el frijol.

Las intensas lluvias que en mayo han estado ocurriendo en la provincia de mayor extensión territorial de Cuba, registran, según datos de la delegación de Recursos Hidráulicos, un acumulado de 329 mm para un 171 % de pluviosidad al cierre del día 28, con respecto a la media histórica que es de 192,6 mm.