CAMAGÜEY.- Los más de 27 300 campesinos y cooperativistas que en Camagüey pertenecen a la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), festejaron el 17 de Mayo con la satisfacción de haber obtenido la condición de Provincia Destacada en la emulación nacional por el Día del Campesinado cubano.

Obtuvieron igual categoría Raúl Rodríguez Moreno, de la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Eduardo Chibás; Vicente Martínez González, de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Pedro Martínez Brito; Isel Galindo Cruz, de la CCS Evelio Rodríguez Curbelo; y Carlos Isel Hidalgo Aguilar, de la CCS Rafael Guerras Vives.

El agasajo lo recibieron, además, el municipio de Nuevitas, ubicado al norte de la provincia y las CCS Rafael Guerra Vives, de Najasa; Evelio Rodríguez Curbelo, de Jimaguayú; Renato Guitart Rosell, de Camagüey, y Ernesto Che Guevara y Romárico Cordero, ambas de Florida, mientras que las CPA agasajadas fueron la Frank País García, de ese mismo territorio y la Eduardo Chibás Rivas, de Vertientes.

Hayda Rosario Díaz Figueredo, presidenta de la ANAP en el territorio, informó recientemente que en la etapa de trabajo que hoy concluye los campesinos de esta provincia hicieron importantes aportes a la alimentación del pueblo y a la economía del país.

Aunque insuficientes para las demandas actuales, apuntó la dirigente anapista, fueron significativas la entrega de 11 toneladas de viandas, 17 000 de hortalizas, 4 000 de granos, 53 000 de arroz, 6 000 de frutas y 64 millones de litros de leche. También se acopiaron 9 000 toneladas de carne de cerdo, 350 de ganado menor y 430 de miel de abeja.

Asimismo expresó que no puede dejar de mencionarse el empeño de los campesinos y sus familias, fundamentalmente los del norte de la provincia, que luego del paso del huracán Irma rehabilitaron 11 000 hectáreas de cultivos varios, 196 vaquerías, 397 viviendas, además de aportar a la reconstrucción de escuelas, caminos y cercas perimetrales.

Para la venidera etapa, la ANAP en Camagüey marca como primera prioridad la producción de alimentos para el pueblo, además de atender a los jóvenes que trabajan la tierra, los que constituyen la continuidad del movimiento cooperativo, y a las mujeres, las que representan el 22 % de los asociados.