CAMAGÜEY.- La Coperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Jesús Suárez Gayol, perteneciente al Consejo Popular San Blas, del municipio de Camagüey, sobrecumplió en un 25 % la entrega de leche al cierre de marzo. Esto significa un aumento de seis mil litros por encima del plan y un crecimiento con respecto a similar etapa del año anterior.

Según su presidente Norde Agüero Viamonte, el resultado se debe al intenso trabajo que desarrollan sus más de 100 cooperativistas, quienes buscan acercarse a las cantidades que lograron en años anteriores.

“En los ‘80 llegamos a entregar 2 millones 700 000 litros de leche. Fuimos los iniciadores del movimiento lechero en Cuba por la alta producción. Sin embargo, a raíz del período especial se fue deteriorando el rendimiento al punto que en el 2017 solo se aportó a la industria 290 000 litros de leche (3 litros por vaca)”, explicó Agüero Viamontes.

Y aunque en los primeros años la CPA llegó a tener más de 5000 cabezas de ganado, hoy solo cuentan con cerca de 1800 de la raza Siboney en su mayoría. Esto, unido a la pérdida en el 2017 de 155 vacas por falta de agua y la seca de 20 pozos, se sumó a las causas de estar muy por debajo del potencial real.

No obstante, la labor localizada en las principales dificultades y la diversificación de las producciones permite a los trabajadores de la “Suárez Gayol” lograr un crecimiento que indica cuál es el camino correcto.

“Nos hemos volcado también hacia los cultivos varios, actividad que queremos hacer crecer. Por ejemplo, al cierre de marzo se le entregó a Acopio una tonelada de boniato y media de calabaza para aportar a la alimentación del pueblo. Además le garantizamos viandas y hortalizas a los cooperativistas y familiares, así como al hospital materno, y todo ello a pesar de que en nuestras 2602 hectáreas el marabú se pasea en más de un ochenta %”, agregó el directivo.

Otra de las buenas nuevas de la mayor CPA ganadera del país es que recientemente la insertaron en el proyecto del Fondo Internacional de Desarrollo Agropecuario (FIDA) que rectorea la ONU. Este tiene como fin proporcionar fondos y movilizar recursos adicionales para promover el progreso económico de los habitantes de zonas rurales, principalmente mejorando la productividad agrícola.

“Cuando se concrete el proyecto, que incluye maquinarias y otros insumos –dice Norde– lo primero será terminar de limpiar todas las áreas para continuar con el desarrollo". Esto junto a la incorporación de tres ordeños mecánicos y al aumento a 1500 hembras en reproducción, hará posible que en dos o tres años el millón de litros de leche vuelva a hacer una realidad.