CAMAGÜEY.- La Unión de Periodistas de Cuba en esta provincia celebró hoy el Día Internacional de la Mujer entre libros, poesías  y vivencias de profesionales con más de 40 años en ejercicio.

En la Casa de la Prensa Camagüeyana compartieron experiencias las radialistas Rosa María Moros y Milagros Manresa, quienes en el 2017 se convirtieron en las primeras mujeres reconocidas con el Premio Provincial por la Obra de la Vida Rolando Ramírez.

“Llegué al periodismo por vocación”, aseguró Rosa María, tercera graduada universitaria en una época de pocas prácticas preprofesionales, y que por ubicación laboral llegó a Radio Cadena Agramonte en 1974, sin pensar que allí se quedaría para siempre.

“Si tú no quieres, si tú no amas lo que haces, no te puedes entregar”, añadió la maestra de generaciones, cátedra en la redacción de esa emisora provincial, donde afrontó con dignidad los años desgarradores del Período Especial.

“En condiciones anómalas pero se garantizaba que llegara la radio, y los camagüeyanos estaban bien informados”, dijo e insistió en el entrenamiento de transcripción de las notas de Radio Reloj, y en las inventivas para reutilizar el papel carbón.

De esos momentos, Milagros recordó las peripecias debido a los apagones eléctricos, la utilidad de las máquinas de escribir y las coberturas “sobre ruedas, porque nos movíamos en las bicicletas chinas”.

“Parí vieja, pero logré lo que yo quería: graduarme”, añadió la Manresa, natural de Nuevitas, que comenzó como corresponsal voluntaria, y por curso para trabajadoras y con la capacitación de sus colegas de Cadena Agramonte cumplió su sueño, y rebasó los horizontes del medio tradicional, porque ha sido una de las periodistas más reconocidas en el escenario digital.

Luego del encuentro conducido por Yahily Hernández Porto, corresponsal de Juventud Rebelde, la actriz Reyna Ayala declamó sonetos de Aurelia Castillo, a propósito de esa actividad de extensión de la 27 Feria del Libro en Camagüey.

Entonces María Delys Cruz Palenzuela presentó el libro Cartas de viaje, de Aurelia Castillo, una compilación de Olga García Yero, de textos que se consideran fundadores de una nueva escritura, y vindican el periodismo como categoría moderna de la literatura.