CAMAGÜEY.- La fábrica de vinagre y vino seco Élite de esta provincia, una de las tres existentes en Cuba, prevé producir este año tres millones de litros entre ambos surtidos, cifra similar a la del 2017 cuando resultó la de mayor producción en el país.

Según Manuel Esteban Polo, director de esa entidad, el actual plan de elaboración y comercialización contempla la cobertura al consumo de la población, la industria de conservas y el turismo, para mantener la condición de entidad líder.

Destacó, además, el sentido de pertenencia de los 95 trabajadores de la fábrica, quienes laboran en intensas jornadas y dan constantes soluciones a los problemas que surgen por el envejecimiento de la tecnología.

El directivo subrayó la tradición en la elaboración del vinagre y el vino seco en Camagüey que data de 1928, cuando se inauguró esa industria, en la cual actualmente se conjuga la sabiduría de los más experimentados junto a los jóvenes con el objetivo común de lograr la calidad de la producción.

Hoy los técnicos que comienzan a trabajar están mejor preparados, llegan con ganas de aprender, y en la fábrica complementan sus conocimientos, confirmó Ramón Barranca, quien con más de seis décadas de vida, suma 47 años de labor en la industria.

Para el septuagenario obrero, el período especial constituyó una enseñanza férrea, la cual impuso mayor desarrollo de la inventiva de los trabajadores para sostener la producción con escasos recursos, preparación que les sirve hasta la actualidad para sortear las dificultades.

La fábrica, produce y comercializa, además, de forma mayorista, envases plásticos dentro del sistema del Ministerio de la Industria Alimentaria, en pesos cubanos, prioridad para contribuir a la sustitución de importaciones.

Hasta el momento se cumplen de manera favorable los principales indicadores económicos, con resultados superiores a lo planificado en la producción industrial y las ventas.