CAMAGÜEY.- La rendición de cuenta del Consejo de la Administración a la Asamblea Provincial del Poder Popular en la sesión final de este mandato, puso sobre la mesa los avances de su gestión, mucho más cercana a los intereses del pueblo, y las insuficiencias de aquellos frentes requeridos de cambio para transformar los resultados económicos, a las puertas de las elecciones generales de delegados y diputados, señaladas para el próximo 11 de marzo.

Aunque no es un problema generalizado, la planificación, como herramienta de trabajo, no es vista por los cuadros como la principal función de dirección, distrayéndose muchas veces en tareas de menos alcance estratégico.

El CAP no desatendió aspectos tan esenciales como el plan de la economía y el presupuesto, la atención a los planteamientos de los electores y de la población, el enfrentamiento a toda manifestación delictiva y de indisciplina social, al abasto de agua, el transporte, la producción y comercialización de alimentos, educación, salud, higienización y tópicos sobre viviendas y subsidios.

Si bien Camagüey fue como provincia superavitaria al ingresar más de 30 millones de pesos –superior en once millones lo previsto--, en los ingresos cedidos hay que tomar en cuenta la conveniencia de velar por los impuestos sobre las ventas netas, utilidades, el uso de los recursos, las tasas, los ingresos tributarios y la renta de la propiedad.

En el curso de los debates, tanto de este tema como el de la liquidación del presupuesto del 2017, sobresalió la necesidad de dar un mayor protagonismo al cumplimiento de las producciones físicas en sectores como la industria, energía y minas, alimentación, construcción, transporte, el CAP y la agricultura.

La aspiración de elevar los niveles de entrega de productores agropecuarios –30 libras per cápita—se mantiene dentro de los objetivos de la agricultura como quedó expresado en esta sesión de trabajo.

El informe del CAP abordó, además, el trabajo por cuenta propia, tareas de la defensa, de la educación, deportes y salud. En este último sector, la provincia finalizó con una tasa de mortalidad de 2,97 niños fallecidos por cada mil nacidos vivos, menores de un año, cifra por debajo de la media nacional.

En lo adelante es preciso dedicar mayor empeño a la contribución territorial y a las iniciativas de desarrollo local, tarea en a que Nuevitas está en la línea de avanzada.

Predominó el criterio de dar continuidad al sentido de cooperación desarrollado en la zona norte de la provincia durante y posterior al huracán Irma, priorizar la producción de alimentos a nivel de consejo popular y a la producción local de materiales de construcción, sin descuidar la influencia comunitaria al embarazo en la adolescencia, lo cual influye negativamente en la reducción de la tasa de mortalidad infantil.

Delegados a esta instancia de Gobierno llamaron a combatir el inmovilismo en la gestión empresarial y reconocieron los esfuerzos para mejorar el fondo habitacional, afectado por el Irma. Sin embargo, Isabel González Cárdenas, presidenta de la asamblea, no desestimó ese enfoque, mientras convocó a impulsar la producción de materiales de construcción a nivel de consejo popular.

El control interno, cumplir con las estructuras de venta de la circulación mercantil, ejercer un efectivo trabajo sobre los inventarios, por donde pueden escapar recursos, y elevar el cobro de las multas, marcaron otros momentos de la asamblea.

Jorge Luis Tapia Fonseca, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en Camagüey, reconoció que lo importante es que se ha avanzado en los métodos y estilos de trabajo en la vinculación con la base, pero que se debe de ir a una etapa superior, “se trata, dijo, de los resultados. Si analizamos los resultados de la economía nos queda mucho, tenemos que profundizar, sobre todo, en el cumplimiento de los planes, la eficiencia económica y la calidad de los servicios”.

“En realidad tenemos potencialidades que debemos de alcanzar en la economía, sino no, no avanzamos, no podemos seguir desarrollando los servicios que prestamos a la población con calidad y el alcance necesario”.

Comentó que en la próxima etapa, la nueva asamblea debe dar prioridad a la producción azucarera y con la eficiencia requerida, de alimentos, a la comercialización de producciones agropecuarias, a la sustitución de importaciones y al crecimiento del sector turístico.

Esa línea de pensamiento llamó a tratarla en los consejos de dirección, en las asambleas municipales y en la propia provincial para comprender –y transmitírselo al pueblo—de donde salen los recursos para seguir satisfaciendo las necesidades sociales, de transporte o de reparación de viales.