CAMAGÜEY.- Las experiencias de la comunidad de La Gloria, en el municipio Sierra de Cubitas, sobre tareas aplicadas con la agro ecología y sus enfrentamientos a las secuelas del huracán Irma, así como la llegada desde la cooperativa campesina Manuel Fajardo, en el valle de Viñales, Pinar del Río, de los resultados en el desarrollo productivo a partir del uso de abonos orgánicos, fueron dos atractivos temas expuestos este viernes durante la jornada clausura de la Feria de Conocimientos convocada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la cual sesionó en el Jardín Botánico de la ciudad de Camagüey con la participación de campesinos, especialistas ambientalistas e investigadores del sector agropecuario del país en diferentes ramas productivas.

Las alternativas agro ecológicas en La Gloria, potenciadas a través de sus recursos locales con el respaldo del Programa de Pequeñas Donaciones. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha dado posibilidades para rehabilitar suelos con aplicaciones técnicas en el manejo sostenible de la tierra, y una inteligente estrategia ante las variantes del cambio climático en desarrollo. La representación en el cónclave del campesinado de Viñales, en especial los productores de hortalizas y piñas, aprovechando recursos de la propia tierra reseñaron en cifras la producción alcanzada en diversidad renglones que han permitido también ampliar las fuentes de empleo del entorno.

“La reducción de riesgos de desastres y la adaptación al cambio climático; visión integradora para la sostenibilidad local”, conferencia dictada por el MS. c. Roberto Pérez de los Reyes, asesor de la Agencia del Medio Ambiente, del Ministerio de la Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y el taller “La ciencia y la innovación en la gestión de los proyectos comunitarios”, dieron paso a los intercambios de experiencias de esfuerzos ante el cambio climático y las oportunidades para implementar la Tarea Vida a través de aplicaciones prácticas agro ecológicas sostenibles; la exención del agro turismo, transferencias tecnológicas para el uso de las fuentes renovables de energía y la introducción de nuevas alternativas económicas para pequeñas comunidades.

La jornada de este viernes  fue clausurada con la presentación del mural de dibujo colectivo infantil elaborado por estudiantinas de diferentes centros escolares y el reconocimiento al apoyo dado al evento por el Citma, la Anap, y especialistas que desde diferentes instituciones intercambiaron por dos días temas que involucraron desarrollo humano local y encadenamientos productivos, medio ambiente y energía, desastres naturales y riesgo e inclusión social y VIH.

Creado en 1992, el año de la Cumbre de la Tierra, el Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) encarna la esencia misma del desarrollo sostenible: "Pensar globalmente, actuando localmente", al proporcionar apoyo financiero y técnico a proyectos que tienen como objetivo la protección del medio ambiente, conservar y restaurar las condiciones naturales de los ecosistemas y promover el desarrollo económico y social a nivel comunitario.

Al hacerse Camagüey sede de este intercambio de conocimientos iniciado apenas el 2018, se reconoció a nivel internacional la presencia de estrategias y acciones objetivas encaminadas a fortalecer el enfrentamiento para la adaptación consecuente al cambio climático y la extensión de la cultura de riesgos y vulnerabilidades a la poblacional en general.